Política

“Nos pueden llevar a una democracia esquizofrénica”

Enrique Sáenz, electo Presidente del Movimiento Renovador Sandinista (MRS), advierte el peligro de que el gobierno del presidente Daniel Ortega falsifique tanto las palabras que nos lleve a una situación de “democracia esquizofrénica”, en donde el discurso oficial no encuentre relación con el mundo real; de modo que el autoritarismo político pase a llamarse “democracia directa” y se hable de “comunicación” cuando se actúa en secreto

Enrique Sáenz creció en “La calle de la amargura”, tal como era conocido un viejo callejón del pueblo de Corinto, Chinandega, donde a lo largo de una cuadra había 17 cantinas y locales asociados. Allí alternó con sus compañeros de juego: “Pedro Mula”, “Batata”, “Botagua” y “Timba Trompa”. “Casi soy un accidente estadístico porque mi destino era quedarme en la calle de la amargura”, reconoce Sáenz, ahora de 53 años, diputado electo por el MRS y especialista en temas de cooperación para el desarrollo.
El acceso a la educación por medio de becas es el factor que Sáenz destaca como la clave para salir de la pobreza. “¿Cuántos talentos se fueron quedando por no tener oportunidad de educación?”, se pregunta.
Economista y abogado, con maestrías en ciencias políticas e historia latinoamericana, Sáenz es técnicamente un novato en el mundo de la política. Su bautizo de fuego, al inicio de esta legislatura, fue la deserción de Juan Ramón Jiménez, quien surgió como el candidato de las mayorías parlamentarias para ocupar un puesto en la directiva de la Asamblea Nacional por parte del MRS, dejando por fuera su nominación.
Ahora Sáenz está al frente del MRS, un partido que vio la rápida desaparición de su líder Herty Lewites (q.e.p.d.), que encuentra una gran muralla para penetrar en el campesinado y cuya militancia se concentra entre personas de nivel medio, urbano, del Pacífico, como el propio Sáenz reconoce.

Optimista
¿Qué futuro y viabilidad le ven al MRS a mediano plazo para no ser subsumidos por el Frente Sandinista o para ejercer una real oposición, con una fuerza bastante modesta?
El riesgo de ser subsumido por el Frente Sandinista no existe. Habría que recordar que nosotros estuvimos aliados en el marco de la Convergencia y quienes no estaban de acuerdo con esa alianza planteaban el riesgo de que el MRS fuera absorbido por el Frente Sandinista. El hecho es que estuvimos en esa Convergencia más de dos años y salimos cuando entendimos que no se habían cumplido los compromisos adquiridos. No salimos totalmente ilesos, pero sí íntegros.

Ustedes sufrieron dos deserciones al inicio de esta legislatura, ¿cómo planean solidificar las bancadas para no sufrir nuevos golpes por esa vía?
Realmente no sufrimos como MRS dos deserciones, porque Mario Valle nunca ha sido del MRS, él era parte de la alianza. En el caso de Juan Ramón Jiménez sí se produjo un hecho público y los órganos competentes del partido tomaron su decisión. Pero quisiera retomar lo que había mencionado antes: nosotros partimos de una base de más de 200,000 votos, Daniel Ortega apuradamente llegó a los 800,000 votos. No es una diferencia dramática.
Bueno, hay 600,000 votos y treinta de diputados de diferencia.
No es una diferencia dramática. Confiamos en que nuestra estrategia de posicionamiento frente a los problemas del país y de cara a los intereses de la población nos permitirá reconstruir una base para ser una fuerza competitiva. Hay que tener en cuenta que esos 200,000 votos los obtuvimos a pesar de que nuestro candidato falleció cuatro meses antes, ese no es un hecho despreciable. Nosotros sí somos optimistas sobre el futuro del MRS. Y un hecho más: en la convención se dio una apertura a otras fuerzas políticas, se produjo una fusión que ha permitido la incorporación de nuevas personas, el enriquecimiento de nuestra directiva nacional. Ahora hay representantes del viejo MRS, renovados de la sociedad civil, y de otras fuerzas como Luis Carrión, Víctor Hugo Tinoco, Hugo Torres, Víctor Tirado, que aportan una cuota de experiencia junto a una cuota de frescura, como Alfonso Silva, Violeta Delgado.

En el caso de Juan Ramón Jiménez, ¿no fue una posición muy dogmática expulsarlo del partido al viejo estilo de la izquierda?
No, ahí lo que se hizo fue simplemente formalizar un hecho, reconocer una realidad, que él se había separado del partido, lo cual fue público. Lo único que hicimos fue reconocer ese hecho, que él había decidido tomar otro sendero y no la repetición de acciones de otros partidos.

Oposición con luces y sombras
¿Temen que el MRS esté infiltrado por el Frente Sandinista?
Como temor propiamente no, pero conocemos que esa es una táctica del Frente Sandinista, sabemos que tienen la determinación de destruir al MRS y tenemos que tomar medidas preventivas, aunque no es ese nuestro estilo, la conspiración y la contra-conspiración. No nos sorprende ni nos sorprendería maniobras del estilo de la que ya hemos padecido.

El próximo reto que tienen son las elecciones municipales de 2008, ¿irán solos como alianza o se unirán a la ALN?
Nuestro primer desafío en este momento es consolidar la alianza electoral como una alianza política de acción permanente y en los próximos días se anunciará la formalización de esta alianza. Y queremos ampliarla a otras fuerzas y movimientos políticos. Sobre la alianza con otros partidos habrá que esperar, es por ahora extemporáneo.

¿Se consideran un partido de oposición?
Nosotros somos un partido de oposición pero en sentido positivo, somos un partido comprometido con el futuro de nuestro país, con los intereses de las mayorías, comprometidos con el programa de Herty Lewites y del MRS. Vamos a apoyar las medidas que beneficien al pueblo, sean promovidas por el gobierno, sean acordadas por la Asamblea o por la sociedad civil. Y nos vamos a oponer a las medidas que se opongan a la democracia, futuro y los intereses populares, de donde provengan, sea del gobierno, grupos económicos o acciones internacionales.

¿Qué consideraciones tienen sobre la marcha de este gobierno?
Es bastante temprano para hacer juicios contundentes. Éste es un juego de nueve innings, no podés decir que el pitcher viene “wild” porque las dos primeras bolas fueron malas o que viene sobre la goma porque se ponchó al primero. Incluso dicen que el pitcher que entra ponchando no termina el juego. Pero es indispensable anotar algunos indicios, luces y sombras. En el caso de las luces, la intención de favorecer la gratuidad de la enseñanza, por ejemplo, es un tema que hay que anotar en azul; el control de los megasalarios en el gobierno también. Sin embargo, en la columna roja hay que anotar las tendencias autoritarias y centralistas. Esas tendencias, si se profundizan constituyen una amenaza para la democracia.
Por ejemplo, la propuesta de presupuesto es prácticamente más de lo mismo. Se ha criticado el fondomonetarismo, se ha criticado la política económica de (Enrique) Bolaños y el ajuste presupuestario que se introduce es del 5 por ciento de lo presentado por el ex presidente Bolaños.
En consecuencia, si esa será la lógica económica, fondomonetarista, recibiremos más de lo mismo y no un cambio que favorezca a profundidad a los sectores sociales y que dé una oportunidad de más empleo, más ingresos, más crecimiento económico, más desarrollo, pues es otro dato preocupante.

Renegociar deuda interna
Los Países Nórdicos a inicios de esta semana proponían una reforma tributaria que implicase que grandes grupos económicos que no pagan o pagan poco impuestos aporten más, para que ese dinero se redistribuya a favor del gasto social. ¿Qué piensa al respecto?
Una reforma fiscal pretende dos objetivos: favorecer la equidad entre los sectores sociales y recaudar mayores ingresos para favorecer el crecimiento y a los sectores sociales. Me parece que el primer tema es el de la deuda interna: hay en el proyecto de presupuesto alrededor de 3,500 millones de córdobas para la deuda interna. Si no avanzamos en una renegociación de la deuda interna, que permita liberar recursos para estos sectores sociales, difícilmente podremos progresar con la velocidad y profundidad que se requiere. Por ejemplo, hay más de 400 millones de córdobas que se liberaron como resultado de la condonación del BID y se reorientan ahora de manera correcta.
El otro tema de fondo es el de la desigualdad. Realmente el principal problema económico, político, social y cultural de este país es la desigualdad. Es cierto, se construyen mapas de pobreza para priorizar la inversión pública, pero también hay que hacer el mapa de la riqueza, que en realidad ni sería mapa, porque apuradamente la concentración de la riqueza alcanza una aldea. En esa dialéctica, pobreza y riqueza, si no hay una acción deliberada para mitigarla o para reducirla, por su propia dinámica lo que tiende es a profundizarse. Si como ocurre en Nicaragua, que la desigualdad es mayor después que antes del pago de los impuestos, sí hay una tendencia a la concentración de la propiedad, elevando la muralla y la pendiente que impide que los pobres dejen de serlo.

Hay un ambiente de secretismo en el gobierno. ¿Usted cree que las acciones públicas se están dando con la suficiente transparencia?
Nosotros hemos suscrito una solicitud para que se discuta en cuanto antes la Ley de Acceso a la Información, porque precisamente tiene que ver con estas tentaciones autoritarias o totalitarias de esconder, de pasar por debajo de la mesa lo que debe ser tema de debate y de conocimiento público. Eso es inherente al desarrollo de la democracia.
En realidad aquí hay grandes contradicciones: aquí se habla de participación y se trata de participación en secreto, se habla de comunicación y las comunicaciones van de manera confidencial. Si no lo impedimos por los medios a nuestro alcance, aparte de las tentaciones autoritarias en el gobierno, surge el riesgo de que se empiecen a falsificar las palabras y empecemos a vivir un mundo esquizofrénico sin saber cuál es la verdad, porque hay un mundo secreto y un mundo público debido a la falsificación de las palabras. Falsificar la palabra comunicación, la palabra participación, la palabra democracia directa, nos puede llevar incluso a una democracia esquizofrénica.

La piedra en el zapato
Enrique Sáenz piensa que el MRS “es la piedra en el zapato del FSLN”, o mejor aún “una espina en la garganta”. Sin embargo, dijo que no harán oposición por oposición.
Asimismo, agrega que la ex presidenta del MRS, Dora María Téllez, dio una lección a la clase política al no postularse a reelegirse como presidenta de dicha organización.
Sáenz asegura que la bancada del MRS, de tres miembros: Víctor H. Tinoco, Mónica Baltodano y él mismo, tendrá como aliados a los ciudadanos en el debate parlamentario.
Por ejemplo, si discuten una reforma a la Ley de Tarjetas de Créditos, los aliados serán los tarjetahabientes, si es una reforma a la seguridad social serán los pensionados y los cotizantes.