Política

Donantes nórdicos: los ricos pueden pagar más

El gobierno sandinista ha consultado a los donantes nórdicos para conocer al detalle el modelo impositivo del Estado de Bienestar de Suecia, Finlandia y Noruega. Los embajadores de dichas naciones explicaron a EL NUEVO DIARIO su interés en apoyar una reforma tributaria que dé mayor equidad impositiva. Piensan que es posible que el gobierno entable un diálogo al respecto con el FMI

Los embajadores de Noruega, Finlandia y Suecia expresaron su interés en apoyar una reforma tributaria profunda para aumentar las recaudaciones, poner fin a la falta de equidad impositiva y así aumentar el gasto social.
Eva Zetterberg, embajadora de Suecia; Marja Luoto, embajadora de Finlandia; y Kristen Christensen, embajador de Noruega, sostuvieron una conversación con EL NUEVO DIARIO para plantear su interés en apoyar una reforma tributaria en Nicaragua que le permita al gobierno obtener más recursos propios para aumentar el gasto social.
Esto implicaría examinar las exoneraciones fiscales y entablar un diálogo político con el Fondo Monetario Internacional (FMI), la sociedad civil, el gobierno, la banca y la empresa privada, reconocieron los embajadores.
Los donantes nórdicos aportan C$278 millones en donación y C$127 millones en préstamos, según el proyecto de Presupuesto General de la República de 2007.
En este momento están esperando con mucha expectativa la nueva formulación presupuestaria por parte del Poder Ejecutivo porque les interesa seguir apoyando con cooperación, en la cual no avizoran mayores cambios.
Estos países han financiado estudios sobre el modelo tributario de Centroamérica, y dichos análisis demuestran que es posible mejorar la recaudación gravando con impuestos a los sectores económicos con más ingresos, para aumentar el gasto social.
Robin Hood tenía razón
En Nicaragua se ha producido un intenso debate en los últimos dos años sobre la necesidad de que la banca privada contribuya más al desarrollo del país pagando impuestos.
Reducir las exoneraciones “es parte de la solución para incrementar los ingresos del Estado y financiar la erradicación de la pobreza”, señaló el embajador Christensen.
“Es absolutamente necesario que el Estado pueda obtener más ingresos y una de las medidas será disminuir o reducir las exoneraciones. ¿Quiénes obtienen las exoneraciones? Ésos son normalmente los que pueden pagar. No estamos aquí para hacer publicidad a los países nórdicos, pero tenemos una experiencia”.
“Noruega, por ejemplo, era considerado como el país más pobre de toda Europa a inicios del siglo anterior. Ahora está entre los países más ricos en el mundo. Y eso es porque hemos introducido impuestos muy altos”, dijo el embajador noruego.
“¿Conoce usted a Robin Hood, no? Que robaba a los ricos para dar a los pobres. Esa es la leyenda, (pero) ese es el sistema, aunque claro, no se roba”, agregó.
Si hay una compensación, el público está dispuesto a pagar impuestos, recalcaron los embajadores.
“El modelo nórdico es establecer un Estado de bienestar social, según el cual, para que todo el país obtenga más riqueza, es absolutamente necesario que toda la población discuta cómo establecer eso (los impuestos), lo que evidentemente incluye que los pobres, las familias marginadas, obtengan un poco de ingreso… para obtener más ingresos es necesario tomarlos de los que pueden pagar”, reafirmó Christensen.
La embajadora sueca dijo que ellos mismos están dispuestos a renunciar a las exoneraciones que tienen derecho como diplomáticos para contribuir al país.
Que paguen los banqueros
Aquí se habla mucho de que la banca privada no está sujeta al pago de impuestos que debería. ¿Qué tipo de impuestos paga la banca en sus países?
Embajador Christensen:
La banca paga impuestos por sus ganancias. En Noruega pagan el 28 por ciento sobre las ganancias anuales. Siempre quieren evitarlo, pero ese es el porcentaje que tienen que pagar todas las empresas.
Embajadora Luoto: En Finlandia el impuesto es del 22 por ciento. El sistema es progresivo, y quienes pasan un techo, pagan la mitad de sus ingresos en impuestos personales.
Embajador Christensen: Lo interesante es que la gente piensa que los países con altos impuestos no son muy competitivos, pero los países nórdicos ahora están entre los países más productivos del mundo, y eso está demostrado en estudios, se produce más por ciudadano, que por ejemplo, en Estados Unidos.
¿Podrían darme ejemplos de algunos impuestos existentes en sus países?
Embajadora Zetterberg: Puedo dar el ejemplo de Suecia. Yo estuve ayer por la noche viendo mi propio salario para recordar cuánto pago. Tengo buen salario, y pago alrededor del 42 por ciento de mi salario cada mes. Hay que recordar que este 42 por ciento se me ha regresado durante toda mi vida: todos mis hijos, cinco hijos míos, se han educado en la primaria, secundaria y en la universidad. Tengo un nieto que está muy enfermo, tiene leucemia, fue detectado aquí en Nicaragua, y de regreso a Suecia ha obtenido durante un año un tratamiento súper caro y no paga nada por eso. Yo tengo confianza. No significa que todos estamos contentos. Hay algunos que lo quieren disminuir y tener más en el bolsillo, pero la idea es que los impuestos no sólo regresen a la gente muy pobre, regresan de alguna u otra forma a toda la población. Todo el mundo está ganando con eso.
Embajadora Luoto: Estoy totalmente de acuerdo con la embajadora, y se debe recordar que toda la ayuda de cooperación viene de impuestos que pagan los pobladores de nuestros países. Ésta es la solidaridad que queremos ofrecer a Nicaragua.
Ustedes hacen un aporte al país, y lógicamente les gustaría ver resultados a favor de Nicaragua. ¿Han entablado algún diálogo sobre este tema con las autoridades y qué tipo de ideas tienen para proponerle?
Embajador Cristensen: No directamente, pero eso puede ser parte del diálogo sobre el apoyo presupuestario, tenemos criterios que no están ligados al Fondo Monetario, no hay condiciones de que Nicaragua deba tener un acuerdo con el Fondo, pero es importante lo que dice el Fondo, que están contentos, por ejemplo, con la política económica que hace el gobierno. Pero dos veces al año tenemos diálogo con el gobierno para discutir si han cumplido con los criterios. El sistema tributario tiene también que ver con la transparencia. La pregunta sobre los impuestos debe ser discutida abiertamente para que la población se involucre y que los políticos los escuchen, es parte del sistema democrático. Esa es la oportunidad, por lo menos discutir también el sistema tributario en el diálogo que tenemos los países que estamos apoyando el presupuesto. Y como dice la colega, se financia la asistencia de nuestros impuestos y entonces queremos poder defender qué hace este país con nuestros impuestos.
Embajadora Luoto: El dinero dedicado a cooperación internacional siempre se discute en el parlamento nuestro, entonces si necesitamos defender este dinero, nos van a preguntar cuáles son los resultados y queremos ser positivos.
Embajadora Zetterberg: Nosotros también tenemos que rendir cuentas, y es el resultado que quieren ver nuestros países. Sin embargo, en cuanto al sistema tributario, no es una exigencia de la cooperación, son decisiones que cada país debe tomar. En este sentido son más consejos de nuestra parte. Y yo creo que para ningún país es beneficioso recibir una cooperación mucho más grande de la que Nicaragua ya está recibiendo. Cada país debe construir su base económica por cuenta propia y tener la cooperación como cooperación, contribuyendo a eso, pero no aumentar mucho más los montos de la cooperación, y es una manera de construir esa base de ingresos para hacer todo lo que este gobierno dice que quiere hacer. Y estamos completamente de acuerdo con el gobierno, en la educación, la salud y todas estas necesidades que Nicaragua tiene, y no es posible con estos ingresos, si no se aumentan mucho más.
Hay interés en la presidencia
La embajadora Zetterberg explicó que hay mucho interés en la Presidencia de la República en realizar una reforma tributaria, lo que le motivó a ella a escribir un artículo de opinión recientemente publicado en El Nuevo Diario.
“Creo que en Nicaragua ha llegado el momento oportuno para introducir un sistema tributario que dará más recursos, logrará una redistribución, y como resultado obtendrá una sociedad más equitativa y menos pobre. Además, es necesario hacer un estudio serio sobre todas las exoneraciones existentes. Propongo al nuevo gobierno estudiar bien el sistema de impuestos en Suecia y los países nórdicos”, dijo la embajadora Zetterberg en su artículo.
Durante la entrevista conjunta con los tres embajadores, Zetterberg explicó a END que es el sentir de todos los donantes nórdicos, y que escribió el artículo “por el interés mostrado por miembros de la directiva del nuevo gobierno… Hay un interés, y me alegra ver que lo han tomado como consejo, como una discusión para promover su enfoque, y no para imponernos o exigir cosas”.

“Un equilibrio muy fino”
La posición de los donantes nórdicos es construir un “equilibrio muy fino” entre estabilidad macroeconómica, aumento de las recaudaciones y promoción de las inversiones.
“Se necesita un balance muy fino. Los inversionistas también necesitan personas bien educadas y de buena salud. Pero no se puede cambiar las reglas del juego de un día para otro, porque los inversionistas necesitan reglas del juego muy claras para saber y para planificar”, afirmó la embajadora de Suecia, Eva Zetterberg.
Para los embajadores es posible que este gobierno entable un diálogo serio con el FMI sobre este tema. “Un gobierno tiene que mostrar sus intereses, el rumbo que quiere llevar, no son cambios de un día para otro, pero estoy segura de que el Fondo va a respetar si el gobierno está entrando a un proceso y a un plan bien definido sobre cómo mejorar la educación y la salud”, apuntó Zetterberg.
“Nicaragua es un país rico, tiene recursos muy grandes y también tiene una clase de empresarios, tiene una clase de gente que tiene dinero, obviamente pueden pagar mucho más, no digo que tienen que pagar 41 por ciento (de sus ingresos)… Yo creo que se puede si se muestra también honestidad, falta de corrupción y transparencia, yo estoy segura de que también la clase empresarial aquí, que ha asumido muchas responsabilidades, también tiene el interés en el desarrollo del país”, dijo Zetterberg.

Transparencia y cero corrupción
Los donantes nórdicos también demandaron cero tolerancia a la corrupción pública y transparencia por parte del gobierno sandinista.
“Yo quisiera ver un buen programa en materia de lucha contra la corrupción, porque (el dinero que se roba) son parte de ingresos perdidos. Y es muy importante para todos los países nórdicos que haya un buen programa, de hecho ya financiamos uno. En Finlandia dicen, por ejemplo, que Nicaragua es muy corrupta. ¿Cómo podemos trabajar con un país que en la lista de corrupción del mundo tiene el lugar 127?, entonces nosotros queremos ver cómo el gobierno quiere luchar contra la corrupción. Sabemos que es una prioridad para ellos, pero se necesita tomar medidas también”, afirmó la embajadora de Finlandia, Marja Luoto.
La embajadora de Suecia, Eva Zetterberg, demandó “auditorías de todos los programas que está haciendo el gobierno, auditorías del presupuesto nacional, hay una necesidad. Por ejemplo, estuvimos viendo que no se había hecho una auditoría hace dos años, ni siquiera en 2005 ni en 2006”.
“No es una garantía, pero por lo menos es algo que en nuestros países siempre se hace, y es necesario la transparencia en todas las acciones, una sola planilla de salario, no diferentes planillas y otra planilla debajo de la mesa… Éstas son medidas concretas”, afirmó Zetterberg.
Asimismo, el embajador de Noruega, Kristen Christensen, señaló que en su país “los periodistas pueden entrar en un ministerio, ver el correo que ha salido y ha entrado y reclamarlo”.
“Lo que hará Nicaragua, es responsabilidad de los nicaragüenses”, dijo.