Política

Gobierno y retirados defienden al Cardenal

* El vicepresidente, el diputado Castro y monseñor Montenegro coinciden a su favor

Esteban Solís

El Consejo Nacional de Reconciliación y Paz, que sin lugar a dudas será presidido por el cardenal Miguel Obando, fue creado desde la perspectiva de una política de Estado, y para su funcionamiento se ha pedido el apoyo de todas las entidades del gobierno y de las alcaldías.
Así lo dijo este domingo el diputado del FSLN, Edwin Castro, tras censurar la actitud de algunos medios de comunicación que se han volcado contra la figura del Cardenal, porque en “vez de levantar la pluma de Darío (Rubén) la han levantado para denigrar a personas de altos kilates morales, espirituales y personales”.
El legislador Castro, uno de los más cercanos colaboradores del presidente Daniel Ortega, afirmó que por desgracia hay algunos pocos que en vez de pensar en el amor a la patria y al pueblo, piensan en sus intereses mezquinos y personales.
Retirados se pronuncian
Ayer, la Coordinadora Nacional de Oficiales en Retiro (CNOR), reunida en el Auditorio “Fernando Gordillo”, de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua) le dio su total y unánime respaldo a la persona del cardenal Obando para que presida el Consejo creado por decreto Ejecutivo.
Precisamente, ante ese auditorio repleto de ex militares, el diputado sandinista dijo que la Comisión Nacional de Reconciliación y Paz no debe verse como un ministerio más, porque “la reconciliación no es un aparato burocrático”. Los militares retirados a través de la CNOR tienen un asiento en el Consejo de Reconciliación y Paz.
El FSLN ha cerrado filas alrededor del Cardenal y ha movilizado a sectores afines al partido y al gobierno con la intención, quizá, de incidir en la respuesta de la Santa Sede para que defina cuanto antes, si el ex arzobispo de Managua debe aceptar la invitación del comandante Ortega para que presida el Consejo.
Lo han irrespetado
Por su parte, el vicepresidente Jaime Morales, en sintonía con el diputado Castro, consideró un irrespeto el hecho de que desde algunos medios de comunicación, se ataque la dignidad del Cardenal.
“No es justo colocar al Cardenal en una posición que no es congruente con su papel desempeñado en la historia de este país”, manifestó el vicepresidente Morales, para quien los que hicieron la guerra, de uno y otro lado, son las mejores voces autorizadas para preguntarles si Su Eminencia debe o no presidir el Consejo.
Morales afirma que por unanimidad la respuesta sería afirmativa, de que el cardenal Obando es la persona idónea para ponerse al frente del Consejo Nacional de Reconciliación y Paz.
¿Por qué pretender destruir un símbolo emblemático de este país?, se preguntó Morales, antiguo jefe negociador de la “contra”, y que trabajó muy de cerca en ese esfuerzo de firmar la paz a finales de la década de los 80.
Todo depende
Entre tanto, el ex vicario de la curia de Managua, monseñor Eddy Montenegro, que ayer mismo le transmitió al cardenal Obando que tiene el apoyo de los militares retirados, dijo a EL NUEVO DIARIO que la respuesta del Vaticano depende del enfoque que el Papa le dé.
“El cardenal Obando espera la respuesta de la Santa Sede, que dé alguna señal al respecto”, indicó. Montenegro se sumó a la defensa de Obando tras observar que algunos medios pasaron de las críticas a las pedradas.
Sin embargo, hizo ver que el cardenal Obando seguirá trabajando por la reconciliación y la paz entre los nicaragüenses, presidiendo o no ese Consejo creado por el Ejecutivo. Incluso, dijo que esa instancia de Reconciliación y Paz es una secuencia de los acuerdos de Sapoá entre el entonces gobierno del FSLN y la “contra”. Acuerdos que en los últimos 16 años han sido cumplidos a medias.