Política

Borge culpa a la burocracia


El diputado de la Asamblea Nacional y Vicesecretario del Frente Sandinista, Tomás Borge, aseguró que será nombrado embajador de Nicaragua en Perú y que sólo está esperando que Samuel Santos, Canciller de la República, “se ponga las pilas”. Luego Borge dudó: “Yo no sé, yo creo que sí me van a nombrar”.
La burocracia gubernamental es la responsable, a juicio de Borge Martínez, por el retraso del canciller en nombrar al cuerpo diplomático del nuevo gobierno, entre quienes está él.
“Yo creo que es por burocracia (que no me han nombrado). Me han pedido, por ejemplo, que les mande mi autobiografía, yo les dije: (pero) si ustedes conocen lo que yo he hecho en este mundo. Se las mandé y me la han pedido cinco veces”.
Otro obstáculo en su nombramiento, expresó, puede ser el gobierno de Perú, porque allá pueden considerarlo “un tipo muy radical, muy avanzado, muy peligroso”, aunque dijo no creer que Alan García se oponga.
Borge visitó el Instituto “Ramírez Goyena”, donde, teniendo de fondo el “viva Sandino”, típico de las concentraciones del 19 de julio, gritó ante los estudiantes de este centro que “ya no habrá más expulsiones por causas nobles” y que deben tener la conducta ejemplar de Julio Buitrago y Carlos Fonseca Amador.
¿El próximo alcalde?
Borge dijo desconocer los rumores de que hay personas dentro del Frente Sandinista que quieren que se postule a la Alcaldía de Managua en las próximas elecciones. “Me dejás desconcertado, me estoy desayunando esa propuesta, que es para acostarse, consultarla con la almohada, con esta señora (su esposa) y con Daniel Ortega”.
Para el comandante Borge no sería fácil sustituir a Nicho, el Alcalde de Managua, pero, en caso que se le presente la oportunidad de ser alcalde, lo primero que haría sería terminar con la burocracia, luego, limpiaría Managua, y después volvería a cruzar la laguna de Tiscapa. “En marzo Nicho Marenco y yo vamos a cruzar Tiscapa”, anunció.