Política

Castro revive a Luis XIV

* Diputado dice que Ortega puede poner y quitar * Pero se hace el “de a peso” con poder de Rosario Murillo

El diputado del FSLN Edwin Castro afirmó ayer que el presidente de la República, Daniel Ortega, tiene la potestad de nombrar y destituir a quien él desee sin brindar mayores explicaciones.
Al referirse ayer a los ministerios del Estado, Castro enfatizó que la Constitución contempla que ninguno de ellos tiene independencia administrativa, si no es la otorgada por el presidente a través de normas jurídicas.
“Es por eso que el Presidente puede poner y quitar a las autoridades de los ministerios si él lo cree preciso, sin la necesidad de un decreto presidencial”.
“A nadie”
“El Presidente de Nicaragua no tiene que darle explicaciones a nadie, sólo a su conciencia y al pueblo de Nicaragua”, dijo Castro.
El legislador participó ayer en una Cátedra Abierta con estudiantes de Comunicación Social de la Universidad Centroamericana (UCA).
Aunque aseguró que no existe intención alguna de centralizar el poder por parte del gobierno, se contradijo al afirmar que tanto el Ejército como los ministerios están directamente subordinados al presidente Daniel Ortega.
Las reformas a la Ley 290, según el legislador, tienen como objetivo “orientar la democracia del país, avanzar a la democracia participativa y volver al ciudadano parte de una sociedad civil organizada”.
¿Concentración del poder o participación ciudadana?
No obstante, en el discurso que brindó a los estudiantes no especificó cuáles son las herramientas que se utilizarían para permitir que el pueblo pueda tomar decisiones.
El NUEVO DIARIO trató de conseguir esa información vía telefónica, y Castro de manera prepotente se negó a dar información alguna aduciendo que no tenía ninguna obligación de dar información de este tema, ya que lo que había dicho solamente era una cátedra para estudiantes.
¿Y el poder de Murillo?
En el periodo de preguntas y respuestas, Daniel González, estudiante de Comunicación Social, pidió al diputado que explicara quién tenía el poder, si el presidente Daniel Ortega o su esposa Rosario Murillo, lo que fue negado por Castro aduciendo que la Primera Dama únicamente maneja el área de comunicaciones.
El auditorio Xabier Gorostiaga de la UCA, donde se llevó a cabo la cátedra con Castro, fue además testigo de los gritos de los estudiantes al cuestionar de esta manera al diputado.
Otra estudiante preguntó a Castro cómo harían para recoger la opinión de los ciudadanos y hacer efectivos los objetivos de la reforma Ley 290, y el diputado respondió diciendo que compartía su preocupación.
“No me pidás que lo solucione en 30 días de gobierno, pero sí pedime que sea totalmente asumido por nosotros, ya que se dificulta poder tocar a los funcionarios públicos que vos elegís”, dijo Castro, lo que se confirma al querer abordarlo telefónicamente.