Política

Unidad atomiza a liberales

* El factor Alemán mete en contradicciones a Mauricio Montealegre y Yamileth Bonilla * Representantes de ALN deslegitiman declaraciones de vocero del PLC, y Téller responde

Ary Pantoja

Cada vez más las discrepancias internas quedan al descubierto en la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), sobre todo respecto a la figura de Arnoldo Alemán Lacayo. Mientras el representante legal de ALN, Mauricio Montealegre, no descartó un posible apoyo a la candidatura presidencial de Alemán, la diputada de esta organización política, Yamileth Bonilla, la rechazó tajantemente.
Ayer los representantes de ALN citaron a una conferencia de prensa para rechazar y deslegitimar las declaraciones del vocero del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), Leonel Téller, quien denunció que de forma unilateral, ALN rompió las negociaciones con el PLC encaminadas a lograr la reunificación de los liberales de cara a las elecciones municipales del próximo año.
Hay tres cosas que quedaron claras. La primera, que en ambos partidos unos quieren la unidad y otros no; la segunda, que el principal obstáculo es la figura de Alemán; y la tercera, la intención de Alemán de ungirse como el candidato presidencial.
El representante legal de ALN, Mauricio Montealegre, reconoció que las diferencias internas tanto en su partido como en el PLC, impiden la unificación de los liberales. Y aunque negó que Alemán sea una de las causas de esas diferencias, lo cierto es que sus declaraciones dejando abierta la posibilidad de apoyar una candidatura de Alemán, no le cayeron muy en gracia a la diputada Yamileth Bonilla.
Son otras las diferencias
Bonilla negó que las discrepancias con sus correligionarios en ALN tengan su origen en la figura de Alemán y considera que las diferencias en ambos partidos son de otra índole.
Señaló que algunos miembros de ALN se niegan a reunificarse con el PLC bajo el argumento de que “se perderá todo lo ganado”, es decir, los 700 mil votos que obtuvieron en las pasadas elecciones.
Bonilla asegura que en el PLC ocurre algo similar, pero en torno a que algunos miembros de ese partido no quieren perder “el combo” de nombramientos de magistrados en la Corte Suprema de Justicia, el Fiscal General y Fiscal General Adjunto, así como otros cargos vacantes que ya negociaron con el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).
Según Bonilla, algunos miembros de ALN también argumentan que el PLC está amenazando al Frente Sandinista con reunificarse con ALN sólo para presionar al partido de gobierno y lograr más concesiones políticas.
Reacción del PLC
El vocero del PLC, Leonel Téller, declaró que “no tienen que ver absolutamente en nada las condiciones y aspiraciones de individuos con las decisiones y actuaciones institucionales”.
Luego lamentó que antes criticaban a Alemán “porque todo lo resolvía con el dedazo, y ahora que vamos a un proceso electoral en la base, con voto secreto y padrón electoral abierto, lo critican”.
Lo cierto, dijo Téller, “es que institucionalmente se formaron dos comisiones: una jurídica legislativa y otra, política para la unidad; y, ALN, unilateralmente, tomó la decisión de seguir con la jurídica legislativa, y de su propia voluntad abandonaron la que estaba trabajando por la unidad.
Fragilidad de epidermis
El presidente del PLC, Jorge Castillo Quant, aseguró que el esfuerzo emprendido entre los liberales constitucionalistas y la ALN de buscar la unidad ha quedado adormecido, debido a la fragilidad de la epidermis de los líderes de la Alianza Liberal Nicaragüense.
“Yo le dije (a Montealegre) que deberíamos ser serios, en vista de que en las reuniones que iban a sostener las dos comisiones formadas estaba el éxito y la unificación del partido liberal”.
Reconoció que en la ALN hace falta de voluntad para poder llevar a cabo esas pláticas, “ya que la epidermis (de los de ALN) esté muy débil y sensitiva”.