Política

Trivelli: “Alemán sigue siendo obstáculo”


Consuelo Sandoval

El embajador de Estados Unidos acreditado en Nicaragua, Paul Trivelli, reiteró ayer sus críticas contra el protagonismo político que está ejerciendo el ex presidente Arnoldo Alemán, a quien acusó de ser un obstáculo para la democracia del país y la reunificación de las fuerzas liberales.
“Nuestra opinión sobre Arnoldo Alemán obviamente no ha cambiado. Hemos dicho muchas veces que Arnoldo Alemán es un obstáculo para la democracia en este país”, expresó Trivelli, tras participar en un foro sobre la industria láctea.
Pese a que sobre él pende una condena de 20 años de cárcel por supuestos actos de corrupción, Alemán se ha dedicado semanalmente a dirigir las reuniones de la cúpula partidaria para luego comparecer ante los medios de comunicación, a fin de hacerse notar frente a sus bases, en un intento por recobrar el control de la estructura partidaria del Partido Liberal Constitucionalista (PLC).
Rehúsa hablar de acercamiento liberal
El diplomático rehusó comentar acerca de los contactos que están teniendo los representantes del PLC y de la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN) con el propósito de buscar puntos de coincidencia para la reunificación de la familia liberal.
No obstante, Trivelli dijo que la reunificación liberal “es algo que las dos ramas liberales tienen que discutir, o sea, no me toca a mí establecerlo, es un asunto para el pueblo nicaragüense y de esos dos partidos”.
Guarda distancia
El embajador norteamericano tampoco quiso referirse a la decisión del gobierno del presidente Daniel Ortega de congelar la pautación publicitaria gubernamental en los medios de comunicación.
“Es una cosa del gobierno y del pueblo nicaragüense. Yo no voy a comentar sobre la forma que tiene el gobierno, pero es importante que la democracia siga, que las reglas de la democracia sigan, que haya mejor bienestar de la justicia y la lucha contra la corrupción”, indicó.
Comentó que se ha reunido con altos funcionarios de la Administración de Ortega, y que las discusiones “han sido bastantes cordiales”, y señaló que los diversos programas que Estados Unidos impulsa en Nicaragua han tenido buena acogida.