Política

Ministras huyen de la prensa


Al preguntarle sobre el apoyo que brindará a las mujeres que piden la restitución del aborto terapéutico, la presidenta del Instituto de la Mujer, Emilia Torres, fue tajante afirmando que no hablaría sobre el tema. La funcionaria fue invitada por el Movimiento de Mujeres Nicaragüenses “Luisa Amanda Espinoza”, Amnlae, cuyas integrantes exigieron la restitución del artículo 165 como un derecho humano a la vida.
Asimismo, demandaron el cumplimiento de convenios y conferencias internacionales para el progreso de las mujeres. También el respeto al protocolo del “Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer”, conocido como Cedaw, por sus siglas en inglés.
La ministra Torres accedió dar entrevista a EL NUEVO DIARIO, pero cuando se le insistió en conocer su posición sobre el aborto terapéutico, reaccionó exaltada y dijo que respetaría las leyes del país. Inmediatamente abandonó la entrevista para seguir hablando sobre la defensa de los derechos de la mujer.
Por su parte, la dirigente de Amnlae, Dora Zeledón, dijo estar a favor de que se restablezca el artículo 165 en el Código Penal. “Hemos escuchado el respaldo de las mujeres que encabezan las instituciones del Gobierno, y han sido receptivas a nuestro planteamiento. Nuestra posición es que el aborto terapéutico debe ser restituido porque es un derecho fundamental y básico para salvar nuestras vidas”, expresó.

Cuan huye
de los medios
La ministra de Salud, Maritza Cuan, visitó ayer sorpresivamente el Hospital “Bertha Calderón”, un día después de la publicación de EL NUEVO DIARIO denunciando la muerte de la joven Francis Zamora, de 24 años, quien falleció al no practicársele un legrado a tiempo, el cual le provocó un choque séptico.
La titular de Salud se negó a conversar con los medios de comunicación y tuvo que salir por la puerta trasera del edificio para no responder a las preguntas de los periodistas. Olga María Chávez, Directora del Hospital, afirmó que Cuan verificaba las condiciones y las necesidades del hospital. Desde que Rosario Murillo declaró a los medios de comunicación que el Gobierno sandinista es respetuoso de las leyes y de la Constitución, incluyendo la desaparición de la figura del aborto terapéutico, Cuan se ha negado a hablar del tema.
Durante su primera comparecencia pública, la titular de Salud instó a los médicos y organismos defensores de los derechos de la mujer a continuar en su lucha contra la abolición del aborto terapéutico en el Código Penal de Nicaragua.

Iglesia no debe
tener incidencia
Guillermo Pérez Leiva, Coordinador de la Comisión de Gobernabilidad de la Coordinadora Civil, expresó que están en contra de que la Iglesia Católica tenga algún tipo de incidencia en el tema del aborto terapéutico; también propuso que se sacara de la coyuntura electoral, porque tan trascendental tema no debió ser manipulado por la religión ni por la política.
La Coordinadora Civil y otros organismos defensores de los derechos humanos y asociaciones médicas interpusieron el diez de enero un recurso por inconstitucionalidad en contra de la Ley 603 --legislación que derogó el artículo 165, el cual contemplaba la figura del aborto terapéutico-- ante la Corte Suprema de Justicia.

¿Qué es el aborto terapéutico?
Según el Ministerio de Salud, el aborto terapéutico se define como “la interrupción del embarazo antes de las veinte semanas de gestación, por indicación médica, debida a patologías maternas que son agravadas por el embarazo y que repercuten negativamente sobre el crecimiento y desarrollo fetal, comprometiendo la vida del binomio madre-niño”.
Según las normas del Minsa, se puede dar lugar a un aborto terapéutico por: insuficiencia renal crónica, cardiaca grave, los cánceres, el incesto, la violación, rubéola de la madre en el primer trimestre, etcétera.

(Con la colaboración de Sergio Aguirre)