Política

Obispos contraatacan


Consuelo Sandoval

Aborto terapéutico tensará a Iglesia y a diputados

* FSLN vacila y deja entrever que no hay posición oficial

La Conferencia Episcopal de Nicaragua demandó al gobierno del presidente Daniel Ortega cumplir con su compromiso de mantener el aborto terapéutico en el nuevo Código Penal, cuya discusión será retomada hoy en la Asamblea Nacional; mientras tanto, varios legisladores no descartaron que esa figura jurídica sea restituida.
“Hacemos un llamado al gobierno electo de cumplir con el noble compromiso de mantener el respeto a la vida de los más vulnerables, pobres e indefensos, promesa hecha a los más de 290 mil nicaragüenses católicos y evangélicos que con sus firmas solicitaron la eliminación del disfraz legal del aborto terapéutico”, destaca una comunicación oficial de la jerarquía católica.
La jerarquía católica reitera su total rechazo al aborto terapéutico, argumentando que bajo esa figura se legalizó la matanza de un sinnúmero de niños inocentes no nacidos, posición que aparentemente deja descubiertas las contradicciones de los religiosos, por cuanto refuta la opinión del cardenal Miguel Obando, quien se pronunció a favor de que se realice un foro para que el tema sea abordado por especialistas y científicos.

Retomarán nuevo Código Penal
Los obispos agradecieron a los diputados por la derogación del aborto terapéutico, sin embargo, muchos legisladores mostraron flexibilidad para revertir esa decisión con la aprobación del nuevo Código Penal, cuya discusión será retomada hoy en la Asamblea Nacional.
La diputada María Dolores Alemán coincidió con Alejandro Bolaños y Eliseo Núñez, de ALN, quienes se mostraron anuentes a analizar el tema, posición diametralmente opuesta a la de su correligionario Eduardo Montealegre, que se declaró a favor de la “vida” y contrario a que se restituya la figura del aborto terapéutico, coincidiendo plenamente con la jerarquía católica.
“Yo creo en el aborto terapéutico. Creo que el derecho a la vida es importante, y en casos donde hay una situación bien clara en que puede morir la madre, creo que es una decisión de conciencia de las personas, y si ellas se deciden por el aborto terapéutico por salvar vidas, yo creo en eso”, dijo Alejandro Bolaños.

¿FSLN no tiene posición oficial?
El diputado sandinista Wálmaro Gutiérrez considera que deberá verse todo el cuerpo jurídico penal y no solamente a una figura en particular, aunque aclaró que la bancada todavía no sienta una posición oficial.
“La derogación del aborto terapéutico fue consecuencia de una reforma al antiguo Código Penal, desfasado ante la nueva realidad y la modernidad, hay que aprobar un Código Penal acorde con la nueva realidad de los nicaragüenses, y dentro de los temas a debatir obviamente estará el aborto terapéutico”, comentó Gutiérrez.
Los obispos también rechazaron la intervención de la comunidad internacional que ha cuestionado la derogación del aborto terapéutico porque desde su perspectiva permitiría salvar la vida de las madres que se encontraban en peligro.
“Nos oponemos a la intervención de poderosos países y organismos internacionales que en un claro menosprecio hacia nuestra soberanía, identidad cultural y valores intentan revertir la ley que eliminó el desastroso artículo presionando al gobierno con la amenaza del retiro de la ayuda financiera”, señaló el comunicado del episcopado.
Recientemente, Marc Litvine, funcionario de la Unión Europea para Centroamérica, consideró “preocupante” la penalización del aborto terapéutico que fue derogado en medio de un ambiente electoral.
La Iglesia y los médicos
Médicos de todo el país y representantes de organismos de Derechos Humanos y Derechos de la Mujer, agudizaron sus críticas hacia los diputados, a quienes acusaron de haber condenado a muerte a miles de mujeres, por no fundamentar su decisión en planteamientos científicos, sino en intereses electorales.
Los obispos lanzaron fuertes críticas contra la campaña de mentiras que presuntamente fomentan “algunos médicos y organizaciones que con argumentos acientíficos y desprovistos de valores éticos, tratan de confundirlos para revertir la noble acción por ustedes emprendida”.
El diputado de ALN, Eliseo Núñez, propuso una eximente como forma intermedia entre el aborto y el aborto terapéutico, advirtiendo del riesgo de perder la vida que corren algunas mujeres, similar al que vivió una funcionaria, a quien un médico se rehusó a interrumpir su embarazo por temor a que fuese enjuiciado.
“En Masaya una fiscal que trabaja en Granada iba a tener un niño y el médico tuvo que esperar siete meses de gestación para poder sacárselo porque ella estaba enferma de la presión y se encontraba a punto de morir, y cuando la operaron para sacarle el niño éste pesaba apenas libra y media, o sea que el niño nace sin pulmones y sin nada porque la presión de la madre había estrechado el cordón umbilical y no se estaba alimentando. Este niño pasó sufriendo sin alimentación durante varios meses y el médico no intervenía a la mujer por la sencilla razón de que podía ser penalizado, y esperó los siete meses, y a los siete meses murió el niño y casi se muere la madre”, relató.