Política

Propone equidad en publicidad estatal

* Especialista recomienda buscar un equilibrio, el que nunca ha existido

El presidente de la República, Daniel Ortega Saavedra, debería reunirse con urgencia con la Asociación de Medios Independientes (AMI) para examinar la propuesta que dicha organización ya ha adelantado sobre los criterios de pautación publicitaria del gobierno central.
Así lo indicó el comunicólogo Guillermo Rothschuh Villanueva, quien advirtió que es necesaria una política de comunicación formulada en consenso con los principales actores, entre ellos los medios de comunicación, el nuevo Consejo de Comunicación y Ciudadanía y los gremios periodísticos.
“Se debe ir a una verdadera equidad, aquella que nunca ha existido”, aseveró Rothschuh, al advertir que tanto los gobiernos como el sector privado han usado la publicidad como una herramienta de premio y castigo.
La Asociación de Medios Independientes está integrada por EL NUEVO DIARIO, Canal 8, Canal 10, Canal 12 y la Asociación de Radiodifusoras Nicaragüenses, y ya ha adelantado una propuesta al respecto.
La alarma alrededor de la publicidad estatal ha surgido desde que se conoció la concentración del presupuesto publicitario en manos de la Primera Dama, Rosario Murillo, coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, recién creado por el nuevo gobierno.
Rothschuh indicó que el más beneficiado en dar a conocer su política de comunicación sería el propio gobierno, pues hay quienes recuerdan la concentración de poder vivida bajo el régimen sandinista en los años ochenta.

Disenso y consenso
Una política de comunicación tendría que derivarse de su propio plan de gobierno focalizado en zonas y sectores específicos. “Debería invitarse a los comunicadores y periodistas (a su formulación) porque de esta manera se lograría un ejercicio democrático de abajo hacia arriba y se perfeccionaría este instrumento”, señaló.
Rothschuh insistió que la democratización de la sociedad nicaragüense pasa por la democratización de los medios de comunicación y no únicamente por la democratización de la publicidad.
Recordó que la publicidad ha sido utilizada como un arma para premiar o castigar, contrario a lo establecido en la Declaración de Chapultepec, firmada con anterioridad por el presidente Daniel Ortega, quien se comprometió a respetar sus alcances.
Una pregunta que debe responder el nuevo gobierno es cuál será su postura hacia los medios de comunicación que disienten de su política de gobierno. “¿Eliminarlos? No... en una democracia moderna, que no puede ser sino pluralista, hay que tener una estrategia hacia esos sectores”, afirmó. Ese será el desafío de este gobierno, reiteró.

Gobernar es comunicar
Rothschuh destacó que al gobierno le conviene comunicarse con la ciudadanía porque “mientras más pronto se le informe, se generará confianza en el gobierno”.
“Gobernar es comunicar”, advirtió Rothschuh, citando al chileno José Joaquín Bruner.
Por otro lado, el especialista aseveró que también cabe revisar el funcionamiento de las políticas informativas y editoriales de los propios medios de comunicación.
“Yo creo que aquellos medios que han retardado su proceso de profesionalización y modernización, que se han sobreideologizado y sobrepolitizado, y que no han respetado principios de separación de opinión y noticia, que aparecen en los manuales y código de ética... deben revisarse”, afirmó.
De lo contrario, consideró, podría regresarse a una práctica de “oposicionismo a ultranza, que fue el tipo de periodismo que a mí me correspondió practicar, a finales de la década de los sesenta e inicios de los setenta, a través del diario La Prensa”.