Política

UE apoyará programas sociales del gobierno

* Director adjunto de la Unión Europea, Tomás Duplá, explica que su interés no solamente es combatir la pobreza, sino la desigualdad y la injusticia

Consuelo Sandoval

El director adjunto de la Unión Europea (UE) para América Latina, Tomás Duplá, garantizó la disposición de esa organización internacional para destinar más recursos económicos a Nicaragua, a fin de respaldar el programa de lucha contra la pobreza que emprenderá el gobierno de Daniel Ortega.
El diplomático aseguró que la UE desde hace varios años viene contribuyendo con el combate contra la pobreza desde los gobiernos anteriores.
“Para nosotros la lucha no solamente es contra la pobreza, sino contra la desigualdad y la exclusión, es un asunto que tiene que ver con la equidad, la justicia, que es la condición necesaria para que haya verdadero crecimiento económico”, adujo.
Duplá en entrevista con EL NUEVO DIARIO, advirtió que Nicaragua estará obligada a suscribir un nuevo programa macroeconómico con el Fondo Monetario Internacional (FMI), porque en caso contrario, no sería un buen signo para la comunidad internacional.
Por la credibilidad
“Nosotros lo que le decimos a Nicaragua es que debe tomar todas las medidas para que tenga una gran credibilidad en su situación financiera de cara al exterior, porque eso le va a facilitar las relaciones económicas con muchos países, incluido nosotros, que tenemos acciones de apoyo presupuestario que solamente se pueden hacer si se tiene una garantía de que la gestión del presupuesto es correcta”, alertó.
Duplá, abogado y sociólogo de profesión, participó en Managua en un encuentro con los viceministros de Centroamérica para analizar los avances que ha tenido la región para la pronta suscripción de un acuerdo de asociación con la Unión Europea que permitiría a las naciones del istmo mayores oportunidades de desarrollo económico y social.
El acuerdo de asociación entre Centroamérica y la Unión Europea contempla consolidar la estabilidad política, social y económica, ayudar a crear las condiciones necesarias para luchar contra la pobreza y garantizar un equilibrio adecuado entre los componentes económicos, sociales y de medio ambiente, en un contexto de desarrollo sostenible.
La unión aduanera
El funcionario europeo desestimó que los países centroamericanos vayan a experimentar pérdidas en sus ingresos por la eliminación de los aranceles aduaneros mediante el establecimiento de la unión aduanera, uno de los requisitos indispensables para que los europeos accedan a la suscripción del acuerdo de asociación
“Una unión aduanera contiene un arancel exterior común y tiene que haber una serie de disposiciones para facilitar la libre circulación de los productos del interior del territorio regional, de tal manera que las relaciones comerciales se produzcan exactamente de región a región. Que las formas sean las mismas, que no haya obstáculos para la circulación”, manifestó.
Según Duplá, las pérdidas arancelarias podrían compensarse con el aumento del intercambio comercial entre ambas regiones.
La experiencia europea
“Lo más importante es que esto conduzca a más crecimiento económico. Nuestra experiencia en la Unión Europea es que no hay (pérdidas arancelarias)”, explicó Duplá, quien argumentó que al momento que se incorporaron varios países a la UE, éstos eran menos desarrollados que algunos centroamericanos.
En opinión del diplomático, los productos centroamericanos, que representan el 0.4 por ciento del comercio en el mercado europeo de 500 millones de habitantes, podrán competir porque la mayoría de sus productores, fundamentalmente agropecuarios, no cuentan con subsidios de sus respectivos estados.
Garantizó que aunado a la casi nulidad de los subsidios europeos, nuestros productos gozan del sistema de preferencias Plus que permite el acceso de la producción centroamericana sin aranceles.

Europa y Centroamérica
Pero, ¿cuáles son las principales ventajas que ofrece Europa a Centroamérica en relación al Tratado de Libre Comercio suscrito con Estados Unidos?
“Para cualquiera es mejor tener más de un cliente, y Europa es cliente importante, de modo que primero la posibilidad de diversificación; segundo, la posibilidad de que las exportaciones hacia Estados Unidos no tengan por qué ser las mismas que hay hacia Europa; tercero porque un acuerdo de asociación lleva entre otras cosas, en el terreno económico, a una aproximación de marcos jurídicos, a una estabilización de reglas que conducen, y ésta es la experiencia que hemos tenido hasta ahora, un aumento de la inversión europea en la zona con la que hemos firmado el acuerdo”, comentó Duplá.
Un diálogo político
Agrega que el acuerdo de asociación con Europa supone, además del componente económico, un diálogo político que permitirá a ambas partes tratar muchas materias que están fuera del campo estrictamente económico, y un convenio de cooperación que en la actualidad constituye una suma importante para la región.
Otra limitante de las condiciones para que se suscriba un acuerdo con la UE, es que los centroamericanos se pongan de acuerdo en la designación de un solo interlocutor para las negociaciones.
“En la Unión Europea tenemos a un negociador único y queremos eso porque queremos continuidad, estabilidad y queremos que la región negocie como región y no como la suma de posiciones nacionales”, recordó.
Pero además, por la parte europea aún falta que los representantes de los 27 países miembros de la UE concluyan un proceso de negociación interno que podría extenderse hasta marzo próximo, a fin de que conduzca a la autorización del inicio de las negociaciones con Centroamérica.