Política

Diputados echan bola negra a Solórzano

* Quiñónez: “Ese muchacho no tenía experiencia ni nivel académico” * Wálmaro: “Es responsabilidad del Procurador llevar adelante el proceso judicial”

William Briones

Al margen de las cuatro resoluciones de la Contraloría General de la República (CGR), que tiene hasta ahora en su haber, Pedro Solórzano, ex “secretario político” de Enrique Bolaños, habría “ordeñado” al Estado nicaragüense con alrededor de 1.1 millón de córdobas en salarios, en el lapso de un año.
Lo peor de todo, según Miguel López, ex primer secretario del Parlamento; Enrique Quiñónez, ex jefe de bancada del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), y Wálmaro Gutiérrez, ex directivo de la Comisión Económica del Parlamento, es que se le pagó un megasalario sin hacer nada ni tener capacidad profesional para ostentar el cargo.
López comentó que durante la Administración Bolaños no hubo cabildeo del Ejecutivo, aun cuando debatían leyes trascendentales para el gobierno, y consideró que el cargo podría ser útil con un funcionario competente. “Quizá tenga funcionalidad, pero si ponen a alguien que no tiene la capacidad para desarrollar el cargo, pasa a ser intrascendente. El cargo no es el inútil”, remarcó.
Recordó que a falta de un funcionario competente, Bolaños usó excesivamente el trámite de urgencia y los vetos de leyes aprobadas por el Legislativo, por falta de cabildeo.

“Megasalarios para un bachiller”
Quiñónez asegura que Bolaños inventó el cargo para favorecer a Solórzano, y niega haber tenido algún contacto en calidad de jefe de bancada y secretario presidencial. “Ese muchacho no tenía experiencia ni nivel académico para manejar con transparencia un ministerio, sin embargo, Bolaños dijo que era su mejor ministro, pero nunca funcionó. Los nicaragüenses pagamos megasalarios a una persona que nunca paso de bachiller”, lamentó.
Gutiérrez recordó que el presupuesto establecía salarios 98 mil córdobas para los secretarios presidenciales, aunque la cifra quedaba como complemento, ante las prerrogativas y beneficios de la que gozaba el funcionario. “Tenía un megasalario por ser amigo de Bolaños”, aseguró.
“La lógica de este cargo y la del que tenía en el MTI es la capacitación académica, pero este señor (Solórzano), lo más probablemente es que se sentó en una carretera para que su vehículo rodara sobre ella. No sabía de construcción ni la “O” por la redonda, por eso el desempeño del MTI y las red vial que tiene el país, producto de poner a un incapaz a manejar un ministerio tan sensible”, asintió.
El diputado sandinista dijo confiar en que el Ministerio Público y la Procuraduría General de la República ejercerán acciones penales, sin detrimento de las acciones civiles que correspondan, considerando las resoluciones de la CGR. “No creo que pase a perdón y olvido. Es responsabilidad del Procurador llevar adelante el proceso judicial”, estimó.