Política

Ortega: “Privatizaciones, germen de corrupción”

* En su alocución deja entrever que su gobierno revisará privatización de servicios básicos * Estado pagará 100 millones de dólares en bonos para cubrir la adjudicación de propiedades confiscadas al amparo de las Leyes 85, 86 y 88

Ary Pantoja

El presidente de la República, Daniel Ortega, anunció anoche que su gobierno revisará las privatizaciones de los servicios básicos bajo el argumento de que se realizaron de forma corrupta a través de “operaciones totalmente delictivas”.
Las únicos servicios privatizados a la fecha son los de telefonía y de distribución de energía. “Hay que cuestionar las privatizaciones de los servicios básicos. Las privatizaciones trajeron la corrupción; cuando se empezó la privatización de empresas estatales, ahí comenzó la corrupción. Empresas nacionales y extranjeras, a través de operaciones totalmente delictivas, se adjudicaron bienes del Estado”, expresó Ortega.
En presencia del Cuerpo Diplomático acreditado en el país, Ortega insistió en que durante el proceso de privatización iniciado durante el gobierno de la presidenta Violeta Barrios de Chamorro, “muchas empresas estatales valían 10 veces más del precio al que fueron vendidas”.

Castigarán a funcionarios y empresarios
Según el mandatario, no perdonarán a aquellos funcionarios --o ex funcionarios-- que resulten involucrados en actos de corrupción durante el proceso de privatización de empresas estatales. Ortega también amenazó con castigar a los empresarios nacionales y extranjeros que se lucraron de esas privatizaciones.
“Debe ser castigado el funcionario público (que resulte involucrado en actos de corrupción), pero no podemos perdonar al empresario nacional y extranjero que se involucró en actos de corrupción, que ha servido de cómplice o que promovió la corrupción”, dijo Ortega.

Cien millones para pago de “la piñata”
Sorprendidos reaccionaron los miembros del Cuerpo Diplomático cuando el presidente Ortega se quejó de que en el Presupuesto General de la República para el 2007 se incluya una partida presupuestaria de 100 millones de dólares destinados al pago de los Bonos de Indemnización (BPI).
“Es una barbaridad lo que vamos a pagar en Bonos de Indemnización, pero es algo que no podemos cambiar. Ese dinero se podría destinar a mejorar la salud y la educación”, dijo Ortega, quien al parecer olvidó que se trata del pago de bonos originados de las propiedades que adjudicó su gobierno en 1990 a través de las leyes 85, 86 y 88, poco antes de entregar el poder a la presidenta Violeta Barrios de Chamorro.

Políticas “neoliberales” han fracasado
El presidente arremetió en contra de las políticas aplicadas por los organismos financieros internacionales en Nicaragua y cuestionó sus resultados. Según Ortega, después de 16 años de cumplimiento de las políticas estructurales impuestas por estos organismos, Nicaragua continúa siendo el segundo país más pobre del continente y uno de los más pobres a nivel mundial.
“Los datos de los organismos especializados sobre índices de hambre, pobreza y desempleo nos indican que los programas impuestos por los países del Norte no han dado resultado. Ha habido crecimiento económico, pero cómo se explica que a la par de ese crecimiento económico haya crecido también el analfabetismo”, expresó el mandatario.

Pide flexibilidad a organismos financieros
En parte de su alocución de más de una hora, el mandatario nicaragüense pidió a los organismos financieros internacionales “flexibilizar” las políticas macroeconómicas que se aplicarán en el país con el nuevo gobierno.
Ortega recordó que su gobierno “obligatoriamente” tendrá que negociar con el Fondo Monetario Internacional (FMI) las nuevas políticas estructurales que se aplicarán, y por ello insistió en que los organismos financieros deben ser más flexibles en sus condicionamientos.
El presidente también apeló a la “conciencia” de la comunidad internacional para poder llevar a cabo sus promesas de campaña, como son la erradicación de la pobreza, el hambre y el desempleo.

Continuará el subsidio al transporte
El presidente Ortega anunció también que en el presupuesto para este año están incluidos casi 20 millones de córdobas para subsidiar el transporte urbano colectivo durante el primer trimestre de 2007 y mantener la tarifa del pasaje en C$ 2.50.
Según Ortega, la meta para este año es que el pasaje del bus baje hasta los 2.00 córdobas.