Política

FSLN juega a dos bandas

* División de liberales permite holgura en los rejuegos políticos * Diputado de FSLN aduce búsqueda de consenso para aprobar leyes

Ary Pantoja

El Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) continúa sacando ventaja de la división liberal en la Asamblea Nacional negociando por conveniencia con los diputados de la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN) y del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), en dependencia de las leyes que le interesa aprobar al Poder Ejecutivo.
La extensión de la Ley Marco manteniendo suspensas las reformas constitucionales por un año más, apoyada totalmente por la bancada de ALN; y la aprobación de las reformas a la Ley de Organización, Competencia y Procedimientos del Poder Ejecutivo (Ley 290) con carácter de urgencia con el respaldo del PLC, dejó al descubierto el tipo de negociación política que mantendrá el FSLN en la Asamblea Nacional.

¿Quién es el “tonto útil”?
La diputada de ALN, Jamileth Bonilla, llamó “tontos útiles” a sus colegas del PLC y los culpó de provocar esta situación negociando y cediendo ante el Frente Sandinista; sin embargo, también los llamó a unirse en el Parlamento para evitar darle más poder al nuevo gobierno.
“Los nicaragüenses tienen derecho a pensar que esa será la tónica (de negociación), pero Dios quiera que no sea esa la tónica, y que tanto la ALN como el PLC recapaciten y tomen conciencia de que queremos la unidad y no darle mucha cancha y más poder del que ya tiene al Frente Sandinista”, aseguró Bonilla.

Quiñónez también preocupado por rumbo de negociaciones
En similares términos de unidad se pronunció el diputado del PLC, Enrique Quiñónez, quien se mostró preocupado por la división y los ataques entre ambas bancadas liberales que, según sus palabras, sólo benefician al Frente Sandinista.
Quiñónez dijo que ese tipo de negociación entre el Frente Sandinista y PLC, y Frente Sandinista y ALN, según los intereses del Ejecutivo y de la bancada oficialista, continuará sólo si ambas fracciones liberales lo permiten.
“En la medida en que nosotros (PLC y ALN) mantengamos esa división, que nos sigamos diciendo epítetos, de esa manera el Frente Sandinista va a seguir pescando y sacando provecho en río revuelto. Creo que llegó la hora de buscar consenso y sentarnos (PLC y ALN) a negociar”, enfatizó.

Sandinistas se defienden
Por su parte, el diputado sandinista Wálmaro Gutiérrez defendió la posición de su partido argumentando que todo se trata de la búsqueda de consenso para aprobar leyes que beneficien al país.
“No es que estemos negociando por un lado con uno en detrimento de otro. Lo que estamos haciendo es que toda iniciativa de ley tenga el mayor consenso de la cantidad de diputados o de todas las fuerzas políticas con presencia en el Parlamento nacional”, expresó Gutiérrez.
La tónica, dijo, es la búsqueda del consenso. “Es más, no es ni siquiera la tónica de la bancada del FSLN, es un estilo de gobernar del nuevo presidente, porque es la primera vez, en 16 años, donde se mira a un Presidente de la República que se traslada a la Asamblea Nacional para procurar un consenso para la aprobación de una ley”, señaló.

MRS: “Liberales deben unirse”
Pese a ser de ideología totalmente opuesta, la diputada del Movimiento Renovador Sandinista (MRS), Mónica Baltodano, abogó por la unidad de los liberales de la ALN y el PLC, a fin de constituirse en una verdadera oposición al Frente Sandinista, de lo contrario, aseguró, la negociación dividida continuará.
“Si los dos grupos de liberales no se ubican y ninguno asume el rol de oposición, vamos a ver este país sin oposición, con unas fuerzas políticas que un día tranzan con uno, otro día tranzan con otro, que son oposición entre ellos mismos”, expresó Baltodano.