Política

Organizaciones civiles desafían a diputados


Sergio Aguirre

Organizaciones de la sociedad civil insisten en que la Asamblea Nacional debe mostrar su independencia a pactos políticos o componendas partidarias, al momento de elegir a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y el Fiscal General de la República.
El presidente del Grupo Pro Justicia, Cairo Manuel López, quien también representaba al grupo Hagamos Democracia, la Comisión Permanente de Derechos Humanos, Movimiento por Nicaragua y Juventud Democrática Nicaragüense, expuso sobre los requisitos de ley, la idoneidad y ética que deben tener los profesionales que sean elegidos como magistrados
de la CSJ y el Fiscal General de la República.
“En primera instancia lo que se debe asegurar es que la justicia aquí en Nicaragua quede en manos de personas responsables, de profesionales que conocen de derecho y que sus fallos o sentencias redunden en beneficio de la seguridad jurídica, y mantener la garantía de honestidad tanto a nivel nacional como internacional”, indicó.

Diputados deben respetar propuestas
Sobre cómo lograr ese tipo de escogencia cuando los partidos que conforman la Asamblea Nacional apoyan a sus candidatos, expresó que los parlamentarios primero deben ver la lista de los aspirantes, nombre por nombre, y tomar muy en cuenta el parecer de la población del país.
“Habrá que buscar en el futuro una reforma constitucional para poder proponer otros nombres, de tal manera que este tema de la selección de funcionarios de Estado escape un tanto de las manos de los partidos políticos”, enfatizó.

El desafío
En cuanto a si se debe reducir el número de magistrados, López manifestó que esa es una cuestión a medirse por los grados de eficiencia, es decir, el número de fallos o sentencias que se pronuncian, y como en el país la CSJ está dividida en Sala Civil, Sala Penal, Sala de lo Contencioso-Administrativo y Sala Constitucional, eso es lo que permite ver un número grande de magistrados, “probablemente en otros países hayan más magistrados que en Nicaragua”.
Sostuvo que efectivamente en muchas ocasiones los temas políticos han influido mucho en las decisiones internas de la CSJ, y por eso, a su criterio, los magistrados de la CSJ y los de los Tribunales de Apelación, así como la sociedad civil, deben ir independizándose de lo político-partidario en concreto.