Política

Ven buenos signos económicos


William Briones

El ex presidente del Banco Central y secretario nacional del PLC, doctor Noel Ramírez, se mostró optimista con el gobierno de Ortega en el ámbito económico al afirmar que “está convencido de que la prioridad es la generación de empleos, y la única forma de lograrlo es promoviendo la inversión privada, nacional y extranjera, para lo cual se quiere estabilidad política y económica”, dijo.
Ramírez, junto a los empresarios Leonardo Torres y Mauricio Mendieta, asegura que Nicaragua mantiene la estabilidad económica, por lo que descartan que haya fuga de capital, como lo estimaron algunos analistas antes de las elecciones.
Torres, por ejemplo, recordó que directivos del Consejo Superior de la Empresa Privada asistieron a la suscripción de la Alternativa Bolivariana para las Américas, ALBA, invitados por Ortega.
Asimismo, confían en la llegada de más recursos, lo cual se valora con el acuerdo con Taiwan.
Se han creado empresas
Los empresarios destacaron que en los últimos meses se han creado unas cien empresas nuevas, a la luz de las buenas relaciones de Ortega con la empresa privada.
“Afortunadamente no hubo fuga de capital, se ha logrado estabilidad en el sistema financiero”, insistió Leonardo Torres al coincidir con el nuevo presidente del Banco Central, Antenor Rosales.
No obstante, el empresario Mauricio Mendieta se mostró cauteloso. “Los empresarios buscan estabilidad política y seguridad jurídica. Creo que el reto de Ortega es demostrar que es tan eficiente gobernando desde arriba, como lo fue desde abajo”, opinó.
Lamentó, sin embargo, que Nicaragua se enrumba hacia la Revolución Bolivariana. Consideró que, de ocurrir, “sería negativo que Ortega radicalice el país”, aunque reconoció que el presidente “ha sido cauteloso en no pronunciarse públicamente en respaldo a eso”.
Mendieta reconoció que el ALBA cuenta con fortalezas. “En mi opinión, su fortaleza es que Chávez da dólares, en cambio la (extinta) Unión Soviética, al igual que los estadounidenses, no dan nada, sino intercambio cultural y tecnológico”, dijo.