Política

Colombia aboga por distensión


BOGOTÁ / AFP
Colombia desea que el reclamo de Nicaragua sobre una zona del Caribe bajo su jurisdicción no sea el eje de la relación con el flamante mandatario de ese país, Daniel Ortega, afirmó este jueves la cancillera colombiana María Consuelo Araujo.
“Esto no puede ser la determinante para nuestra relación bilateral con Nicaragua, hay que seguir profundizando los temas de diálogo en otros aspectos”, señaló Araujo a la RCN desde Londres, donde cumple una visita oficial.
La cancillera añadió que el propósito del presidente colombiano, Álvaro Uribe --quien asistió a la posesión de Ortega el miércoles en Managua--, es avanzar en una “relación constructiva y positiva con los países centroamericanos”.
“Hay muchos temas en la perspectiva del Plan Puebla Panamá --del que hace parte Colombia-- en cuanto a interconexión eléctrica y cooperación energética, y en esa línea estamos trabajando con Nicaragua”, subrayó.

Reclamo a instancias jurídicas
Araujo sostuvo que el reclamo nicaragüense “se debe manejar en las instancias jurídicas”, y recordó que las audiencias sobre el particular en la Corte Internacional de La Haya comenzarán el cuatro de junio.
“Colombia tiene una posición construida desde la academia, los expertos, con el liderazgo de la Cancillería y de los ex cancilleres Julio Londoño y Guillermo Fernández de Soto, una posición que jurídicamente es muy sólida”, destacó.
Nicaragua demandó en diciembre de 2001 a Colombia ante el Tribunal de La Haya para reivindicar la soberanía en una extensión territorial de 50,000 km2 en el Caribe, que incluye el archipiélago de San Andrés y Providencia y los cayos de Serrana, Serranilla, Roncador y Quitasueño.
A mediados de noviembre pasado, Bogotá entregó una nota de protesta a Managua, luego de que el Instituto Nicaragüense de Energía anunciara la apertura de una segunda ronda licitatoria para la exploración de petróleo “costa afuera” en la zona en cuestión.