Política

Cita de presidentes


Esteban Solís

Los presidentes latinoamericanos que asistieron ayer a la toma de posesión de Daniel Ortega, refrendaron su compromiso de trabajar por la unidad de la región y de apoyar al pueblo y gobierno de Nicaragua, porque como dijo el dignatario mexicano, Felipe Calderón: “El futuro de nuestros países se está construyendo ahora”.
Además de Calderón, desfilaron por la secretaría del FSLN los presidentes de El Salvador Elías Antonio Saca, el de Honduras Manuel Zelaya, de República Dominicana Leonel Fernández, y José Ramón Machado, vicepresidente de Cuba.
El presidente azteca observó que más allá de los límites territoriales “nuestra esencia, nuestra sustancia, nuestra historia, nuestro pasado y nuestro futuro están en América Latina”.
Calderón vio como un símbolo de ventura que su mandato presidencial inicie casi simultáneamente con el de Ortega, lo que les permitirá una coordinación más estrecha y planeada de las acciones a emprender.
El presidente de México recordó que también estaba en la patria de Pedro Joaquín Chamorro, asesinado por la dictadura al final de la década de los años 70. Se declaró como una persona que cree con firmeza en la libertad de las ideas y de expresión.

Saca habla por inversionistas salvadoreños
Por su parte, el jefe de Estado de Honduras, Manuel Zelaya, le dijo a Ortega que cuente con su apoyo, tras felicitarlo por su investidura. El líder del FSLN remarcó su decisión de trabajar por la unidad de la región, no obstante algunos obstáculos “que tenemos que vencer allí para avanzar hacia la unidad centroamericana y que luego pudiésemos ir avanzando hacia la unida de toda América Latina”.
Ortega se expresó con satisfacción por la eventualidad de la firma de un acuerdo de asociación comercial con entre el istmo y Europa. “Unida Centroamérica puede entenderse mejor con Europa”, precisó el comandante sandinista.
Entre tanto, el presidente de El Salvador, Elías Antonio Saca, le aseguró a Ortega que no tenía la menor duda de que ambos pueblos y gobiernos iban a tener una relación fluida y respetuosa.
En ese sentido, Saca abogó para que se proteja a los inversionistas salvadoreños que están en Nicaragua así como su gobierno protege a los trabajadores nicaragüenses que contribuyen al desarrollo de la más pequeña de las naciones del área.