Política

Ortega llama a desestimar campaña del temor

El ex mandatario advirtió a sus simpatizantes que le den la “oportunidad de gobernar en paz” y desarrollar una “revolución espiritual llena de solidaridad”.

El candidato opositor sandinista a la presidencia, Daniel Ortega, llamó a los nicaragüenses a que no se dejen amedrentar por la campaña de miedo que promueve la derecha para revertir su liderazgo en las encuestas de cara a las elecciones del 5 de noviembre.
"Que esas campañas no vayan a hacer mella en el espíritu de este pueblo (...). Pidámosle a Dios que nos dé fortaleza para no flaquear, no titubear y no dejarnos vencer por la mentira, la infamia, para asegurarnos que todo el pueblo vote por el opositor Frente Sandinista (FSLN, izquierda)", exhortó Ortega durante una gira el jueves por el Caribe del país.
Ortega, quien gobernó de 1979 a 1990 enfrentado a grupos rebeldes financiados por Washington, arrastra en sus filas a un importante sector de nicaragüenses pobres, abandonados a su suerte por los gobiernos de derecha que dirigen el país desde hace 16 años.
"Les han cargado de temor, de mucho rencor, mucho odio, pero les quiero pedir a todas las familias que por amor a Dios nos den la oportunidad de gobernar en paz y los vamos a sacar de la pobreza", prometió el ex gobernante, quien el 11 de noviembre cumple 61 años.
El ex presidente lidera la intención de votos con entre el 32 y 33,8%, aunque al mismo tiempo es el que más rechazo suscita en la población, con más del 50%, según dos encuestas divulgadas este viernes. Su principal rival, el banquero Eduardo Montealegre, de la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN, derecha) cuenta con un caudal de votos del 23 al 25,4%, según los mismos sondeos.
Revolución espiritual
Digno de un líder religioso ante sus fieles, Ortega aseguró a sus huestes: "Vamos a tomar el poder para hacer una revolución espiritual llena de solidaridad, una revolución llena de amor al prójimo".
Ortega ha recorrido a pie y en caravana todos los municipios del país en los últimos meses, reuniéndose con casi todos los sectores sociales para conocer sus inquietudes y necesidades. Sin embargo, los estrategas del FSLN decidieron alejarlo de la campaña que los partidos de la derecha concentraron en los medios de comunicación, rechazando, incluso, participar en debates televisivos y responder a las acusaciones de sus rivales.
El político izquierdista advirtió que en los próximos días "arreciarán los ataques contra el FSLN". Montealegre ha enarbolado el fantasma de la guerra y ha pedido que no se vote a Ortega porque es un peligro por sus vínculos con Cuba, Venezuela y Bolivia.
Víctor Borge, de la firma Borge y Asociados, una de las encuestadoras, considera que "hay una fuerte posibilidad de que Ortega gane en primera vuelta, sin embargo, no está cerrado el escenario de una segunda vuelta, porque tenemos un 8% de indecisos y un 3 ó 4% que dice que tal vez no vota o que tal vez vota".
Para ganar en primera vuelta, Ortega tendría que lograr un mínimo del 35% de los votos y una diferencia del 5% con respecto a su principal adversario, que en este caso es Montealegre. Pero muchos analistas no descartan que la preferencia electoral de Ortega se revierta a última hora a favor del ex banquero Montealegre, pese a que no goza de mucha simpatía entre parte de la población.
Sin embargo, a Ortega le favorece la atomización del voto de la derecha entre la ALN de Montealegre y el Partido Liberal Constitucionalista (PLC) de José Rizo, que según las encuestas recibiría en torno del 19% de los votos.
"La estrategia de Daniel Ortega ha funcionado, en el sentido de poner a pelear a todos los demás", justificó Borge. Unos 3,6 millones de nicaragüenses están convocados a votar en las elecciones legislativas y presidenciales del 5 de noviembre.