Política

Jarquín ofrece sistema judicial transparente

* Candidato fue a los juzgados a leer su promesa * Sienta su posición sobre deterioro ambiental

William Briones

Un sistema judicial honesto y transparente, que brinde confianza jurídica a los ciudadanos, se propone impulsar a partir de enero de 2007, en caso de asumir la Presidencia de la República, el candidato presidencial de la Alianza Movimiento Renovador Sandinista (MRS), Edmundo Jarquín.
Durante una presentación realizada ayer en las afueras del Complejo Judicial de Managua, Jarquín prometió que su administración impulsará las medidas necesarias que pongan punto final a la corrupción e impunidad que campea en el sistema judicial nicaragüense.
“Todo el mundo sabe que hay corrupción en el Sistema Judicial. Basta recordar aquellos 600 mil dólares; corrupción e impunidad, esto lastima a la población. Esa falta de confianza ahuyenta a los inversionistas. Es un vínculo directo entre corrupción y pobreza”, comentó Jarquín.
Las propuestas
Entre las acciones que prometió emprender destaca: terminar con el sistema actual, en que la justicia prioriza a los poderosos, mientras los humildes se encuentran en el desamparo y la desprotección; reducir los megasalarios y prebendas en la Corte Suprema de Justicia (CSJ); garantizar la independencia y profesionalismo a jueces y funcionarios honestos y competentes, además de reducir a la mitad el número de magistrados de la Corte, que desde la suscripción del pacto se incrementó a 16.
Dijo Jarquín que un gobierno encabezado por él, garantiza que no haya incertidumbre, porque no tiene intereses que lo aten, para mantener “una situación éticamente intolerable, socialmente inaceptable y políticamente injustificable”.
Confía en lograr consenso
Reconoció que requieren los votos necesarios para reformar la Constitución, referidos al tema. Observó que “en Derecho las cosas se deshacen como se hacen. Vamos a traer honestidad al Sistema Judicial, a través de reformas parciales a la Constitución. Vamos a tener una mayoría con los demás sectores genuinamente democráticos”, confió.
Según Jarquín, en las filas de aspirantes a diputados del PLC, ALN y el mismo FSLN, hay algunos que se han pronunciado a favor de impulsar reformas constitucionales, que podrían juntar voluntades en ese sentido. “No veo dificultad en reunir el número de votos requeridos”, insistió.
Por otra parte, Jarquín sentó su posición ante el deterioro ambiental, la creciente tala ilegal de los bosques y el desastre forestal que enfrenta Nicaragua, para lo cual propuso una Estrategia Nacional de Desarrollo Forestal, que establezca incentivos para darle valor al bosque, a fin que las comunidades indígenas lo aprovechen adecuadamente.
Propone combatir el tráfico de influencias con los recursos forestales y naturales en general; que los empresarios pequeños, medianos y grandes, dueños de bosques y procesadores de madera, trabajen dentro de la legalidad, convencido de que las vedas y prohibiciones como las practicadas en gobiernos anteriores incentivaron la violación de la ley y prácticas ilegales.