Política

Diputados e Iglesia retroceden a las cruzadas

* Este jueves los legisladores intentarán arrancar una página del Código Penal vigente * “Bolaños tiene complejo draconiano”, expresa

Edgard Barberena

Como un retroceso a la época de las cruzadas calificó ayer el doctor Sergio García Quintero la decisión de las bancadas de la Asamblea Nacional de llevar a plenario este jueves la derogación del Código Penal del artículo 165 que permite el aborto terapéutico.
“Hemos retrocedido a las épocas medievales; es lamentable que al aborto terapéutico lo estén atacando todas las bancadas de la Asamblea Nacional, pero los diputados no se han dado cuenta de que al arrancar esa página de nuestro Código Penal vigente como defensores de la vida deberían también arrancar el capítulo de la legislación penal que trata sobre la defensa propia”, dijo.
Aseguró que en cualquier parte del mundo si alguien pone en peligro la vida de un ciudadano, éste “tiene el sagrado derecho de defenderse y de manera proporcional ponerle fin a la vida de su agresor”.

Contra el divorcio también
“Éste es un paso en el cual la iglesia católica nos está haciendo retroceder al medioevo, para destruir el estado laico y convertirnos en un estado confesional”, añadió el jurista, quien no descartó que después aparezcan iniciativas para eliminar el divorcio (en materia civil) que consigna el Código Civil y la Ley No. 38 sobre el divorcio unilateral, al tiempo que precisó que “la Iglesia nunca ha iniciado una batalla para dejarla a medias”.
“Están en una ofensiva religiosa en la que, sin darnos cuenta, con una enorme ingenuidad nuestro pueblo está cayendo y haciendo retroceder el calendario de la historia a fecha ominosas que uno creía que ya estaban superadas”, añadió el jurista.
Sobre la propuesta de Enrique Bolaños, que buscaba consignar penas hasta de 30 años de prisión a quienes causaren un aborto, el jurista dijo “de Bolaños no me esperaba eso, aunque ha hecho un montón de cosas que uno no las esperaba, y de llegar a tomar ese asunto con un complejo draconiano”.