Política

Laínez propone transformar sistema político


La transformación del sistema político actual sólo será posible cuando “organizaciones con partido y gente nueva compitan por los cargos en la Asamblea Nacional”, afirmó en voz alta el economista independiente Francisco Laínez, frente a un público de estudiantes de comunicación social reunido en el Aula Magna de la Universidad Centroamericana (UCA).
Él considera que el Poder Legislativo es “la verdadera llave para diseñar el Presupuesto” que se destina para los más desfavorecidos, pero “los gobierno sólo se dedican a enriquecerse” y se olvidan de lo social.
Para Laínez, el hecho de que la Asamblea tenga la facultad de nombrar al Poder Judicial y a los magistrados la hace un órgano muy fuerte. Sin embargo, es una institución que “no trabaja y nadie la presiona para que lo haga”.
“¿Qué se puede esperar de un Parlamento que sólo llega a dormir y a comer en vez de trabajar?”, preguntó Laínez frente a un auditorio de estudiantes que lo escuchaba atónito, quizá recordando las imágenes de televisión donde vieron alguna vez a los diputados babeándose en un sueño profundo.
Los tránsfugas
Otro elemento que considera Laínez contribuye a la corrupción es que no hay criterios independientes en esa institución, “sólo la decisión de un caudillo” de quien no dijo el nombre. Pero luego se refirió a “dos partidos” específicos: el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y el Partido Liberal Constitucionalista (PLC).
Asimismo criticó a todos los políticos que se trasladan de un partido a otro “buscando mejores puestos”, y los calificó como personas que “no tienen una ideología clara.”
Un presidente sin gobierno
Un órgano como la Asamblea Nacional es la que dejó sin gobierno al presidente, donde éste sólo cuenta con diez votos y la bancada azul y blanco. Sin embargo, también se refiere a Enrique Bolaños como una persona que no tiene negociación, porque “cuando la mayoría la tienen los otros, lo único que le queda es negociar.”
Laínez recomienda a todos los que van elegir diputados el próximo cinco de noviembre que piensen muy bien su voto, porque estarán eligiendo a uno de los poderes más importantes.
Por su parte, después de las preguntas insistentes de varias estudiantes para conocer su inclinación política, Laínez les contestó que ningún partido le parece viable.
Modelo ideal presupuestario
Un modelo ideal del presupuesto para Laínez sería el que funcionaba en 1967, casi a finales de la dictadura somocista, cuando todos los movimientos económicos eran revisados “inversión por inversión” y los ministerios tenían que rendir cuentas detalladas de sus gastos, recuerda Laínez.
Con tristeza comenta que ahora la Corte Suprema gasta a su manera el dinero, destacando que “el problema del Presupuesto Nacional es lo más crítico que tiene el gobierno, y el aspecto social está olvidado”, concluye Laínez.