Política

“No seré un vicepresidente decorativo”


William Briones

Aunque asegura que nunca ha militado en el Frente Sandinista (FSLN), el candidato a la Vicepresidencia por Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), Fabricio Cajina Loáisiga, reconoce que en 1990 se postuló como aspirante a concejal suplente de ese partido, por San José de los Remates.
“Eso sí, nunca en mi vida le he dicho a nadie que vote por Daniel Ortega”, aclara Cajina a EL NUEVO DIARIO, quien rechaza la campaña sucia de que son víctima por parte de la dirigencia del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), no obstante, anota que “si los perros ladran, es porque cabalgamos”.
El también Secretario Político del Partido Conservador (PC), partido miembro de ALN, confía que de ganar no será un Vicepresidente decorativo, como algunos de sus antecesores, y promete derogar las pensiones vitalicias que perciben los ex mandatarios, en caso de ganar las elecciones del próximo cinco de noviembre.
¿Es Fabricio Cajina un sandinista arrepentido, como lo señalan sus adversarios?
Es una campaña sucia que la estructura del PLC está montando, como último recurso para llamar la atención. Tengo principios bien claros, fui parte de una generación en la que se involucraban en las escuelas los principios claros, y la familia te enseñaba iguales principios. Estoy aquí para cambiar Nicaragua, para rescatarla de los dos caudillos. Cuando afectás intereses, tenés que esperar este tipo de campañas.
El negro (Eduardo) Mena (diputado del PLC) le comentó a Azalia Avilés (Presidenta del Partido Conservador) hace poco: “Fabricio fuma marihuana”. A esos niveles hemos llegado, pero puedo hacerme el examen de sangre cuando quieran, para demostrar que no ando con esas cosas.

El impacto de las deserciones
No me respondió concretamente. ¿En algún momento se postuló por el FSLN?
Para las elecciones de 1990, mi padrino (ya fallecido) iba como candidato a concejal por San José de los Remates, y me pidió que fuera su suplente. Acompañé a mi padrino, pero nunca en mi vida le he dicho a alguien “vote por Daniel Ortega”.
¿Significa que militó en el FSLN?
Nunca fui militante.
En esta contienda hay muchos señalamientos contra ALN, que van desde los Cenis, su presunto origen sandinista, infiltraciones y deserciones hacia otros partidos. Salvador Talavera es el caso más visible. ¿Qué tanto han impactado estos temas en la Alianza?
Ha desarrollado una mística impresionante. Como bien decía Don Quijote: “Cuando los perros ladran, es porque estás cabalgando”. Si estuviésemos en último lugar (en la preferencia del electorado), seguramente no nos volverían a ver; aquí hay intereses que se han visto afectados, y tratan de cortarnos la cabeza.
El caso Talavera fue un golpe en ALN, porque evidencia la forma en que Ortega compra conciencia. Fui el primero en llamar a Montealegre y le dije: “Eduardo, no te agüevés”, en esos términos campechanos, porque sabíamos que no sería una lucha fácil.
Menciona la campaña sucia del PLC contra ustedes, pero ustedes despliegan una campaña publicitaria contra el FSLN, en la que insisten en desempolvar el pasado. ¿No es eso una campaña sucia?
Tenemos que recordar el pasado, pero también decimos claramente lo que vamos a hacer en el futuro gobierno. A la gente hay que hablarle claramente, hay que demostrarle que Ortega no ha cambiado, son cosas que debemos traerle al recuerdo. La población debe estar clara de por qué tiene que votar por una opción diferente.
¿Siendo su origen el campo, le satisface la oferta de ALN hacia ese sector o tiene una propuesta adicional?
La propuesta es tan consistente, que me atrevo a decir que es la única que satisface las expectativas en el campo. Montealegre, desde el primer momento, no como los otros que han ido acomodando sus propuestas para acercarse a nosotros, ha puesto los ojos en el campo, donde hay miles y miles de manzanas de tierras abandonadas, en las que se pueden producir más y mejores empleos.
Eduardo ha dicho que además de financiamiento al campo, que es una gran necesidad, tenemos que llevar asistencia técnica para mejorar el rendimiento productivo del país, pero además, se necesita inteligencia en mercado, para que se produzca lo que más se necesita en el mundo; algo novedoso es que el próximo gobierno va a acompañar a los productores en la etapa más difícil, que es la comercialización. No podemos abandonar a los productores.
“Las funciones deben estar definidas”
¿Cómo visualiza su gestión como posible Vicepresidente de la República?, la ley no establece facultades específicas para ese cargo.
Cuando platicaba con Eduardo para que fuera su fórmula le decía: “Este país no se puede dar el lujo de tener un Vicepresidente sin ninguna función”. Éste es un país que merece que un puesto de ese tipo, tenga responsabilidades bien claras, y él estuvo de acuerdo en que se debe brindar funciones claras a la Vicepresidencia.
Vamos a ver dos áreas: aumentar los niveles de descentralización. Comparto que se va a mejorar el área gubernamental, en la medida que se involucre directamente al gobierno las municipalidades con los gremios, que sea partícipe de las decisiones y lo más importante, la política agropecuaria del país.
La producción y productividad en cómo se va enfocar la producción para modernizar ese campo, que dicho sea de paso, es el área agropecuaria. Ése es el enfoque que vamos a trabajar para ayudarlos a producir, para implementar nuevas tecnologías adecuadas a los diferentes climas y tierras que hay en Nicaragua.
En los últimos 25 años, Nicaragua ha tenido desde vicepresidentes con mucho poder, relegados por el mandatario, hasta asalariados para conspirar contra el Presidente de la República. ¿Con cuál de éstos se identifica?
Me identifico con un Vicepresidente dispuesto a apoyar al gobierno y servirle a Nicaragua. Debemos mantener una vocación de servicio al país, y apoyar al Presidente.
Quienes han tenido confrontación con el mandatario es porque han utilizado la Vicepresidencia como trampolín para proyectarse a la Presidencia. Desde el puesto de Vicepresidente, han tratado de demostrar que tienen más competencia que el mismo Presidente, por eso, algunos han sido completamente marginados, porque se han dedicado a conspirar, por sus ambiciones personales.
¿Usted le garantiza a sus electores que no utilizaría ese puesto como trampolín?
A mi juicio se le puede servir al país de donde esté; así como fui alcalde de un pueblo pequeño, puedo servir desde la Vicepresidencia, y allá el Señor la oportunidad que me puede mostrar.
Un Vicepresidente fuerte.
Me gustaría ser un Vicepresidente con una voluntad clara de aportar.
Una especie de Sergio Ramírez en la próxima administración.
Un Fabricio Cajina con visión diferente, creyente. Creo que puedo hacer mucho por Nicaragua.
¿Por qué quiere ser Vicepresidente de la República?
Fijate que la (candidatura a la) Vicepresidencia me ha caído casi como una oportunidad, pues de alguna manera logramos demostrar en mi municipio, que se pueden hacer las cosas. Tuve la suerte que todos los alcaldes me nombraran presidente de los alcaldes de Boaco, planteamos el Boaco que queríamos y llamé la atención, al punto que algunos de mis amigos me dijeron que debía postularme para diputado.
En eso estaba, cuando se comenzó a vislumbrar la necesidad de nombrar un Vicepresidente que tuviera acercamiento con el campo, y comenzaron a verme como potencial candidato.
La fórmula del banquero
¿Qué hace un hombre de campo en fórmula con un banquero, que para colmo, carga el lastre de los Cenis?
El caso de los Cenis amerita un análisis realista. Los bancos quebraron en la administración de Arnoldo Alemán. Lo digo con dominio de la realidad. Me financiaba el Banco Nicaragüense, que quiebra en el momento de la producción cafetalera.
La propiedad estaba hipotecada a favor del banco. Todo el relajo de las cascarillas, los hermanos Centeno, todo eso fue en la administración Alemán; a Eduardo le achacan por haber sido Ministro de Hacienda, pero los verdaderos responsables son Esteban Duquestrada y Noel Ramírez.
¿Está de acuerdo en que los ex mandatarios reciban una megapensión vitalicia, considerando la situación económica de Nicaragua?
Es algo que se debe eliminar. Este país no tiene posibilidad económica para pagar ese tipo de pensiones, pero además hay otro montón de gente que percibe ese tipo de pensiones vitalicias. Esas cosas hay que cambiarlas. Tenemos que ponernos a producir, y no seguir sangrando la economía nacional.
¿Usted promovería esas reformas?
Estaría dispuesto a promover ésa y otras reformas.
Adicionalmente pasan a ser diputados ante la Asamblea Nacional y el Parlacen. ¿Usted trabajaría por modificar ese estado de cosas, que los ubica como seres especiales?
Es una locura. No podemos seguir promoviendo diputaciones regaladas, ésa es una de las causas por las que estamos pasando este tramo político.
La asignación de curules en la Asamblea Nacional y el Parlacen, en el fondo, lo que hace es facilitarles una cortina de humo, de protección jurídica, que los hace sentirse diferentes. Una vez que los presidentes y vicepresidentes abandonan sus puestos, deben seguir siendo ciudadanos comunes y corrientes.
¿Qué le brinda la certeza de que ganarán esta contienda?
La victoria está al alcance de nuestras manos. Éste es un país deseoso del cambio. El pacto ha destruido Nicaragua y sus instituciones; necesita soluciones novedosas, un gobierno que ponga sus ojos en el campo, y nosotros tenemos propuestas creíbles.

Los contrincantes y sus “bandazos”
El aspirante a la Vicepresidencia por ALN, Fabricio Cajina, dijo coincidir plenamente con los planteamientos del también aspirante a vicemandatario por el MRS, Carlos Mejía Godoy, a quien asegura admirar como cantautor.
¿Por qué sus electores deben votar por Fabricio Cajina, y no por José Antonio Alvarado, del PLC?
Hace cuatro meses, cuando estaba en conversaciones (para una posible candidatura por ALN) me decía: “Tenemos que ir contra el pacto, no podemos entregarle el poder a Daniel Ortega”. La diferencia es clara, Fabricio no se “bandea”, es un candidato que nunca ha vivido del erario, por lo único que me atacan es por haber sido candidato suplente de mi padrino.
¿Qué lo hace diferente de Jaime Morales Carazo, aspirante por el FSLN?
Era el principal asesor de Arnoldo Alemán, le manejaba la intimidad en el PLC, y ahora está en la acera totalmente contraria.
Montealegre también fue funcionario de Alemán.
Es distinto, por los niveles de proximidad que tenía. Un claro ejemplo es aquella famosa foto de la piscina, ahí no mirás a Eduardo Montealegre.
¿Qué le parece la candidatura de Carlos Mejía Godoy, del MRS?
Somos muy amigos, comparto muchos de sus planteamientos. Estoy claro de que el próximo gobierno debe resolver los principales problemas del país, tenemos que demostrar que democracia puede ser sinónimo de desarrollo.
¿Y de Mercedes Tenorio, de AC, la única mujer que aspira a la Vicepresidencia?
A Mercedita no la conozco. Una vez conversamos; ella tiene mucho enfoque social y comparto muchas de sus ideas. Lo que no comparto es que respalde a un loco como Edén Pastora, que se ha prestado a la campaña del PLC en contra mía. Edén anda diciendo que fui subalterno suyo en las Milicias Populares, y eso es falso.