Política

Ciudadanos de EU vigilarán a su embajador

* Resisten política exterior norteamericana

Un grupo de ciudadanos de los Estados Unidos rechazó lo que calificaron como “injerencia” del embajador de este país en el proceso electoral de Nicaragua, y exigieron al embajador Paul Trivelli “un mejor comportamiento”.
“Los nicaragüenses son los únicos calificados para mantener su soberanía y resolver sus propios asuntos”, afirmaron los norteamericanos durante una conferencia de prensa ofrecida la mañana de ayer en el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos.
Según los norteamericanos que dijeron pertenecer a organizaciones gremiales y sociales en su país, “los Estados Unidos han ido más allá de lo que es correcto y apropiado en su papel de interferir en el proceso electoral”.
Los declarantes dijeron que su presencia en Nicaragua tiene el objetivo de vigilar la política injerencista de los Estados Unidos, que persigue “intimidar e influir” en los votantes, en tal sentido afirmaron que exigirán a su gobierno “que detenga su labor de intervenir en los procesos políticos de Nicaragua”.
Hablaron con partidos políticos
La delegación que está en el país desde hace varias semanas, detalló que durante su estadía lograron conversar con representantes de los partidos políticos, organizaciones no gubernamentales, grupos de derechos humanos, grupos de mujeres, estudiantes universitarios y hasta representantes de la Organización de Estados Americanos.
El único con el que no pudieron hablar fue con el embajador de los Estados Unidos, Paul Trivelli, a pesar de las numerosas citas que pidieron con el embajador. “Pedimos cita en la embajada de Estados Unidos, pero fue negada”, señalaron.
Los ciudadanos estadounidenses dijeron estar “ofendidos” por la actitud y los hechos del embajador Trivelli, quien se ha referido a las medidas que debe tomar un gobierno para que los Estados Unidos acepte los resultados electorales.
“Como ciudadanos de los Estados Unidos, nosotros hubiéramos rechazado profundamente si embajadores u oficiales de gobiernos ajenos hicieran declaraciones como las que ha hecho el congresista Burton o el embajador Trivelli”, aseguraron.
Una funcionaria
de General Electric
La señora Teresa Adams, funcionaria de la empresa General Electric en Cincinnati, Ohio, afirmó que no debe haber ningún tipo de injerencia en el proceso electoral nicaragüense.
Adams explicó que una de sus tareas tras regresar a los Estados Unidos será la de conversar con la prensa norteamericana para tratar de incidir en la opinión que tienen los norteamericanos sobre la labor injerencista de su gobierno.

“No pediremos disculpas”
El Gobierno de Estados Unidos no pedirá disculpas por ayudar al desarrollo de la democracia, como una reacción a la carta pública de ciudadanos norteamericanos que solicitaron al embajador Paul Trivelli guardar silencio sobre el proceso electoral.
En una nota de prensa de la sede diplomática acreditada en Managua, aseguró que su gobierno no está comprometido con ninguno de los cinco candidatos presidenciales de Nicaragua, posición que contradice las declaraciones de Trivelli y de otros funcionarios norteamericanos, quienes han dado su respaldo tácito a Eduardo Montealegre porque, según ellos, representa al grupo “antipacto”, y además se han pronunciado en contra de los caudillos del PLC y del FSLN, Arnoldo Alemán y Daniel Ortega, respectivamente.
A continuación la carta
La Embajada de los Estados Unidos respeta la libertad y el derecho de las personas que firman la “Carta Abierta al Embajador Paul Trivelli” publicada en “EL NUEVO DIARIO” y la “La Prensa” para expresar sus puntos de vistas, abierta y francamente. Nosotros queremos simplemente indicar que los fondos que el Gobierno de los Estados Unidos ha proveído al Gobierno de Nicaragua y Organizaciones No Gubernamentales para el proceso electoral, han sido empleados en una manera no partidista para actividades que incluyen la cedulación de votantes, asistencia técnica al Consejo Supremo Electoral (CSE), observación doméstica e internacional, y educación cívica.
Ese programa representa el fuerte compromiso que ha asumido nuestro gobierno con el deseo del pueblo nicaragüense de tener elecciones libres, transparentas e inclusivas.
Como ha dicho el embajador Trivelli muchas veces, no hemos dado el beneplácito ni lo daremos a ningún candidato específico. No hemos financiado, ni financiaremos ninguna campaña política. Y no vamos a pedir disculpas por nuestros esfuerzos para ayudar al desarrollo de la democracia en Nicaragua.