Política

IND recomienda prudencia con conteo rápido


Ary Pantoja

Los representantes del Instituto Nacional Demócrata (DNI por sus siglas en inglés) recomendaron a organismos como Ética y Transparencia no dar a conocer los resultados de su “conteo rápido” si éstos indican una elección “muy ajustada” el próximo cinco de noviembre.
Según el asesor del DNI, Neil Nevitte, si por ejemplo la diferencia en el conteo rápido es menor del uno por ciento entre el primero y segundo lugar, el organismo internacional recomendará no revelar esos resultados antes que el Consejo Supremo Electoral (CSE) publique los resultados oficiales.
Nevitte impartió ayer un taller para periodistas sobre el conteo rápido de votos que hará Ética y Transparencia, no sin antes aclarar que el “conteo rápido no es una encuesta a boca de urna”. El taller fue auspiciado por la Fundación Konrad Adenauer.
Explicó que a diferencia de las encuestas, el conteo rápido no toma en cuenta a los votantes, sino a las Juntas Receptoras de Votos (JRV). Nevitte aclaró que este procedimiento electoral es en base a resultados oficiales emanados directamente de las JRV. “En ningún momento se trata de encuesta a boca de urna”, recalcó.
¿Por qué la recomendación?
Según Nevitte, el conteo rápido está basado en principios científicos y estadísticos mediante los cuales se tomará una muestra aleatoria de las más de 11 mil JRV que habrá en el país para realizar el estudio.
Como todo procedimiento estadístico, dijo, una muestra a estudiar tiene un margen de error, y si los resultados demuestran una diferencia de menos del uno por ciento entre el candidato presidencial del primer lugar y el del segundo, esos resultados podrían estar dentro de ese margen de error.
Ética y Transparencia: “Resultados confiables”
El director ejecutivo de Ética y Transparencia, Roberto Courtney, confió en la experiencia de este organismo para la realización del conteo rápido. Courtney aclaró que no se trata de adelantarse a los resultados que dé a conocer el Consejo Supremo Electoral (CSE). Por el contrario, dijo, se pretende validar los resultados oficiales del Poder Electoral.
Courtney recordó que en el conteo rápido de las elecciones generales de 2001, Ética y Transparencia dio a conocer sus resultados, y tres días después, cuando el CSE publicó los datos oficiales de la elección, la diferencia entre ambos informes fue de dos décimas, “una quinta parte del uno por ciento”.