Política

Apagones oscurecen elecciones

* Organismos de observación preocupados por crisis energética * Sin embargo, sus representantes confían en que déficit de energía será superado con planes contingentes

Los efectos negativos que pudiera provocar la crisis energética al proceso de votación y escrutinio en las elecciones nacionales del próximo cinco de noviembre ha generado mucha preocupación entre los observadores electorales nacionales e internacionales y los diputados de la Asamblea Nacional, pero ninguno se atreve a mencionar la posibilidad de que se produzca un fraude.
Los jefes de las misiones de observación electoral del Centro Carter y del Consejo de Expertos Electorales de Latinoamérica (Ceela), Jaime Aparicio y Eugenio Chicas, respectivamente, abordaron ayer el tema de los apagones durante un intercambio de información sobre el avance del proceso electoral.
“Sí (hay preocupación). Pero sabemos que hay planes de contingencia por parte del Ejército, y en las comunidades (del interior del país) se están viendo planes de contingencia para que en las zonas rurales y lugares remotos la transmisión de datos se haga de la mejor manera posible”, aseguró Aparicio.
Por su parte, Chicas aseguró que “hay preocupación por el tema de la energía. El problema es grave para Nicaragua, es grave para el proceso electoral, pero como lo sabemos con tiempo, con tiempo se pueden hacer las previsiones necesarias”.
En ese sentido, Chicas ejemplificó que en municipios como Wiwilí y Pantasma las autoridades gestionan la instalación de plantas eléctricas que permitan la transmisión de los resultados electorales hacia Managua.
UE cuidadosa
Por su lado, la representante de la Unión Europea, Rebeca Cox, fue extremadamente cuidadosa y no quiso pronunciarse sobre el tema, no obstante, confía en que el proceso electoral se desarrolle pacíficamente y que sus resultados sean limpios para que el voto de los nicaragüenses sea respetado.
Mientras tanto, el presidente de Ética y Transparencia, Pablo Ayón, urgió a las autoridades del Estado vinculadas al tema energético a buscar una solución inmediata para que en la fecha de las votaciones y los días siguientes no sea suspendido el fluido eléctrico en el territorio nacional, a fin de que los comicios se desarrollen con transparencia y sin ningún tipo de suspicacias.
Ayón no tiene confianza
“Definitivamente no vemos en el Gobierno y en las otras personas responsables una actitud que conduzca a lograr que se resuelva este problema, el que se puede convertir en perjudicial para las votaciones no solamente desde el punto de vista de atrasar, interrumpir y opacar el proceso de conteo, sino de aumentar las suspicacias y la desconfianza que algunos sectores tienen sobre este proceso”, indicó.
Sobre el particular, el presidente Enrique Bolaños intentó apaciguar la preocupación de los observadores y legisladores, quienes demandaron la comparecencia del director del Instituto Nicaragüense de Energía (INE) ante el plenario de la Asamblea Nacional para que explique las causas del deficiente servicio que está prestando Unión Fenosa a los usuarios.
Bolaños empeña su palabra
En escuetas declaraciones, Bolaños aseguró que el cinco de noviembre no fallará la energía eléctrica. “Te garantizo, yo siempre cumplo mi palabra”, remarcó el mandatario después de participar en el segundo encuentro nacional de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (Mipymes).
El portavoz presidencial, Lindolfo Monjarretz, dijo a EL NUEVO DIARIO que en las próximas horas el mandatario se referirá al tema energético. Monjarretz confirmó que Bolaños hace gestiones con sus homólogos centroamericanos para que éstos puedan autorizar el suministro de energía a Nicaragua el día de las votaciones.
Recordó que las elecciones nicaragüenses han despertado un gran interés no solamente regional, sino continental y en muchas otras partes del mundo.