Política

Mujeres marchan y Asamblea les cierra puertas

* Según cifras citadas por las marchistas, en Nicaragua ocurren 36 mil abortos por año * Figura del aborto en nuestra legislación desde 1893, y fue legalizado por razones terapéuticas

Tania Sirias

Poco concurrida estuvo la marcha convocada por el “Movimiento Autónomo de Mujeres”, cuyos miembros exigieron a los diputados que se mantenga la figura del aborto terapéutico en el Código Penal. Las acusaciones a través de ingeniosas pancartas fueron de hipocresía y doble moral, y tachaban a la Iglesia y a los políticos de querer abolir el aborto terapéutico en tiempo electoral.
Las mujeres marcharon desde la rotonda de Plaza Inter hasta la Asamblea Nacional; algunas vestidas de negro y con la boca amordazada. “Así nos quieren tener”, decían las mantas en alusión a que se les quiere negar el derecho a decidir por sus propias vidas.
Ana Pizarro, del Movimiento de Mujeres, afirmó que de aprobarse la abolición del aborto terapéutico estarán sentenciando a muerte a miles de mujeres pobres que no tienen dinero para acceder a una atención médica de calidad. Asimismo, dijo que llevarán este caso ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y otras instancias con el fin de exigir justicia al Estado nicaragüense.
El Estado es laico
Pizarro dijo que no permitirán que la Iglesia Católica y la evangélica sean quienes estén imponiendo las leyes en el país, ya que este es un Estado laico y la figura del aborto está en nuestra legislación desde 1893, y fue legalizado por razones terapéuticas.
“Los diputados del PLC, Alternativa Cristiana y del Frente Sandinista les ofrecieron a los jerarcas católicos de qué manera van acelerar el sufrimiento y las muertes de las mujeres, lo cual es vergonzoso ya que han violado el carácter laico del Estado”, dijo la representante del Movimiento de Mujeres.
Agregó que en la historia de país los gobiernos de distintas corrientes ideológicas han coexistido con esta figura jurídica sin pretender su modificación. Pizarro también expresó que esta ley de penalización de la interrupción del embarazo aumentará los abortos clandestinos y las mujeres pobres se someterán a prácticas inseguras.
Azalea Solís, del Movimiento de Mujeres, afirmó que en un país donde existen 36 mil abortos por año, según cifras del Estado, no habrá un sistema judicial para fallar tantas acusaciones ni un sistema penitenciario que tenga la capacidad para vigilar a 72 mil personas que ingresen por año.
Centenares de mujeres de organismos no gubernamentales y defensoras de los derechos humanos participaron en esta concentración.

PLC votará contra aborto terapéutico
Edgard Barberena
En contraste con la marcha organizada por la Iglesia la semana anterior, los diputados no atendieron a las demandantes que marcharon a favor del aborto terapéutico, e incluso el parlamentario Wilfredo Navarro denunció la existencia en el país de una serie de organismos no gubernamentales que “están haciendo negocios con el aborto”, sin señalar nombres ni sustentar su acusación.
Al mismo tiempo declaró que los 41 diputados de su bancada, el PLC, “no le van a dar una patente de corso a esas organizaciones para que continúen promoviendo el aborto ilegal e inmoral a través de la licencia que aún les da el aborto terapéutico”.
Explicó que los diputados de su bancada aprobarán la reforma al Código Penal (eliminar el aborto terapéutico) según la propuesta presentada el pasado viernes por la Conferencia Episcopal de Nicaragua.
No habrá consultas
Descartó que una vez pasada a la Comisión de Justicia la iniciativa para abolir el aborto terapéutico vaya a ser consultada con los médicos que dicen estar a favor del aborto terapéutico, y agregó: “Creo que el tema ya está agotado y la discusión científica es de ramas bizantinas, aquí es un tema de que si estás con la muerte o estás en contra”.
Ana María Pizarro, del Movimiento Autónomo de Mujeres, dijo que durante la marcha se mostró de manera simbólica “cómo el Frente Sandinista nos está llevando a la inquisición, a la época en que se quemaban a las mujeres”.
El pasado viernes el presidente en funciones de la Asamblea Nacional, René Núñez, prometió a altos representantes de la Iglesia Católica y de las iglesias protestantes penalizar cualquier tipo de aborto, incluso el terapéutico, permitido por el antiguo Código Penal vigente.