Política

Vicepresidente: triunfo sandinista “peligroso” para Centroamérica

El funcionario dijo en Taiwán que un triunfo de Daniel Ortega llevará al país una “alianza de extrema izquierda” que afectaría la inserción de Nicaragua en la economía mundial.

El vicepresidente Alfredo Gómez Urcuyo advirtió hoy del peligro para el país y la región de una posible victoria de Daniel Ortega y los sandinistas en las elecciones presidenciales del 5 de noviembre.
"Si Daniel Ortega llega al poder puede desestabilizar todo lo que se ha progresado en la inserción nicaragüense en Centroamérica, Latinoamérica y el mundo, porque se potenciaría una alianza de extrema izquierda con (Hugo) Chávez en Venezuela, (Evo) Morales en Bolivia y (Fidel) Castro en Cuba", dijo Gómez en Taipei, donde se encuentra de visita oficial.
Gómez manifestó que la izquierda moderada representada entre otros por Michelle Bachelet en Chile, Luiz Inácio Lula da Silva en Brasil y Néstor Kirchner en Argentina no supone un peligro para Latinoamérica, pero el eje de izquierda radical de Chávez, Morales y Castro sí representa una amenaza para la región.
Expresó su creencia en que una supuesta victoria sandinista en las urnas sería contraproducente para el actual proceso de inserción de Nicaragua en el complejo institucional de Centroamérica y a la necesidad de mantener una estabilidad jurídica y política para atraer la inversión extranjera. Aseguró que afectaría al actual rumbo nicaragüense de integración en Centroamérica, al ya concluido tratado comercial con Estados Unidos y al tratado con la Unión Europea en negociación.
"El libre comercio y el atractivo a los inversionistas son temas básicos. Sin inversionistas, nos volveremos a enterrar", afirmó Gómez.
El vicepresidente también expresó el peligro de que en el país continúe la política de pactos entre el Partido Liberal Constitucionalista y el Partido Sandinista, porque supone un control del poder judicial y por tanto pueden cambiar en cualquier momento las reglas del juego en las inversiones y otros terrenos.
Señaló que el temor a los sandinistas no sólo afecta a sus detractores en Nicaragua, sino a toda Latinoamérica, porque una alianza de ultraizquierda sería muy perjudicial para la región. La victoria sandinista también supone para Gómez un paso atrás en la lucha por salir de la pobreza.
"Estamos aún intentando salir de la pobreza y necesitamos la ayuda internacional, que puede ser afectada por una victoria sandinista", señaló el vicepresidente. Concluyó que las perspectivas de Nicaragua, integrada en Centroamérica y abierta al mundo, son positivas, ya que el país es uno de los mejores en seguridad ciudadana de Latinoamérica y tiene las condiciones para atraer inversiones y ayuda extranjera.
El vicepresidente, que participará mañana en los actos oficiales con motivo del Día Nacional de Taiwán, ya se ha entrevistado con el canciller taiwanés, James Huang, y tiene previsto reunirse con el presidente Chen Shui-bian, la vicepresidenta Annette Lu y el presidente del Parlamento Wang Jin-pyng.