Política

Rumsfeld midió sus palabras

* “No me involucro en la política en Estados Unidos, por lo tanto tampoco en la de Nicaragua”, respondió el Secretario de Defensa de Estados Unidos

Ary Pantoja

El secretario de Defensa de los Estados Unidos, Donald Rumsfeld, midió ayer sus palabras en torno a una posible modificación de la política norteamericana en caso de un triunfo del candidato presidencial del Frente Sandinista (FSLN), Daniel Ortega, en los comicios generales del cinco de noviembre.
Al consultarle si su gobierno modificaría su política --en especial la cooperación militar-- hacia Nicaragua si Daniel Ortega gana las elecciones presidenciales del cinco de noviembre, Rumsfeld respondió: “Yo no me involucro en la política en los Estados Unidos, entonces puede estar seguro que tampoco me voy a involucrar en la política de Nicaragua”.
Rumsfeld brindó estas declaraciones al concluir una reunión multilateral con sus homólogos de Centroamérica, República Dominicana, Belice y Panamá en el marco de la VII Conferencia de Ministros de Defensa de las Américas que concluye hoy.
Coordinación contra el crimen organizado
La lucha contra el narcotráfico, contra el terrorismo, la importancia de la cooperación entre los países centroamericanos, Estados Unidos, República Dominicana, Panamá y Belice, así como la voluntad de los gobiernos de trabajar conjuntamente en la lucha contra el crimen organizado, fueron los temas que abordaron los ministros en el encuentro multilateral.
Rumsfeld calificó de excelente la coordinación entre las autoridades regionales en el combate al crimen organizado. “Cada vez que nos reunimos, hemos avanzado mucho y las relaciones han mejorado y han evolucionado de una manera excelente”, expresó.
A juicio de Rumsfeld, existe coincidencia entre los flagelos a combatir en la región. “Escuchando a los ministros (de Defensa), me demuestra que hay temas que están en evolución y que hay perspectivas y enfoques comunes”, enfatizó.
Por su parte, el ministro de Defensa de Guatemala, General de División Francisco Bermúdez Amado, negó que Centroamérica esté tomando en cuenta el llamado del gobierno de Venezuela a conformar un frente militar común en América Latina contra Estados Unidos.
“Hemos discutido la conformación de una fuerza en la Conferencia de Fuerzas Armadas Centroamericanas, pero para ponerla a disposición de Naciones Unidas para servir en operaciones de paz”, expresó.

Insisten en misiles
Esteban Solís
El secretario de Defensa de los Estados Unidos, Donald Rumsfeld, no ocultó ayer la preocupación de su gobierno por la existencia de los misiles Sam-7 que todavía tiene en su poder el Ejército de Nicaragua, por lo que instó a los poderes Ejecutivo y Legislativo a trabajar juntos para lograr su destrucción.
Rumsfeld reconoció la labor que en ese sentido ha hecho el presidente Enrique Bolaños y su titular de Defensa, Avil Ramírez, sin embargo, no parece estar satisfecho porque asegura que el trabajo (la destrucción de los cohetes) aún no ha culminado.
En el marco de una rueda de prensa en compañía de su colega nicaragüense Avil Ramírez, una periodista norteamericana le preguntó a Rumsfeld qué tanta confianza tenía en el papel de las Fuerzas Armadas nicaragüenses después de los resultados electorales, y respondió que la tendencia en el hemisferio es al control civil sobre los militares.
Sin embargo, dijo que nadie podía predecir el futuro, pero dio la impresión de que gane quien gane, las Fuerzas Armadas seguirán subordinadas al poder civil.