Política

Presidente pide respaldo para Escuela de Desminado

* A tres meses y días de dejar el gobierno, también revive proyecto de construcción de un canal interoceánico * Panamá reacciona con respeto

Esteban Solís

A 98 días de que entregue su gobierno, el presidente de la República, Enrique Bolaños, esperó a que llegaran los ministros de Defensa del hemisferio, entre ellos el de Estados Unidos, Donald Rumsfeld, para solicitar el respaldo para la instalación de un Centro Internacional de Desminado Humanitario en el país.
La argumentación del Presidente se basa en que Nicaragua está en la capacidad de transferir una valiosa experiencia en la formación de soldados, zapadores y oficiales de todo el continente, lo cual constituye una tarea humanitaria a otras regiones del hemisferio o del mundo.
Bolaños fue el principal orador durante la inauguración de la VII Conferencia de Ministros de Defensa de las Américas, y dijo, además, haber dado instrucciones al titular de Defensa de Nicaragua, Avil Ramírez, para que en la Conferencia de Managua y su declaración final se evoquen los esfuerzos realizados por su país en el campo de seguridad y ayuden a encontrar lo que se debe hacer para garantizar la seguridad continental y la cooperación.
El mandatario dijo sentirse orgulloso de que Nicaragua sea uno de los países más seguros del hemisferio, a pesar de las limitaciones materiales y de recursos para las Fuerzas Armadas y Policía Nacional.
Concertación y seguridad
Durante su intervención, Bolaños deseó que esta Conferencia sirva como espacio de concertación para reforzar la confianza, el diálogo, la cooperación, el entendimiento y la hermandad hemisférica entre grandes y chicos, entre ricos y empobrecidos, entre norte y sur, entre este y oeste, es decir, entre todos nosotros.
Entre los asistentes a este evento está el secretario de Defensa de los Estados Unidos, Donald Rumsfeld, que hoy en horas del mediodía, junto al presidente Bolaños, comparecerá ante los medios de comunicación. Antes, el alto cargo estadounidense se reunirá con sus colegas centroamericanos.
Bolaños revive proyecto del siglo XIX
En el mismo evento, el presidente Enrique Bolaños ofreció al mundo la viabilidad de un canal interoceánico por varias razones fundamentales, entre ellas, porque la demanda de tráfico marítimo excede la capacidad actual del Canal de Panamá, incluso, si fuese ampliado. El proyecto de 280 kilómetros de longitud tendría un costo de 18 mil millones de dólares.
Expuso que en 2005, el comercio marítimo mundial creció a un ritmo de casi el cuatro por ciento y llegó a ser de 7 mil millones de toneladas métricas, y para dentro de 20 años, si se estima que el crecimiento anual es del tres por ciento, “más de 12 mil millones de toneladas métricas van a circular en los océanos, y de ésas, cruzarán más de mil toneladas métricas en las Américas”.
Sin embargo, dijo el mandatario, el Canal de Panamá, ya ampliado, apenas tendrá capacidad para manejar hasta 350 millones de toneladas métricas, que es apenas una tercera parte de lo que se necesita cruzar de un océano a otro. Eso quiere decir que habría una demanda insatisfecha.
Bolaños informó que la infraestructura interoceánica requiere de unos siete millones de metros cúbicos para manejar barcos de 250 mil toneladas, agua que le sobra a Nicaragua, porque solamente el río Escondido, una de las rutas factibles del canal, bota al Caribe 74 millones de metros cúbicos por día.
La ruta del canal
La ruta sugerida es la que cruza el istmo de Rivas, llega al Lago de Nicaragua, sigue por Ometepe, avanza por Chontales a través del río Oyate, alcanza el río Rama, llega a la bahía de Bluefields y sale al sur de la Isla del Venado, en la zona del Atlántico.
El proyecto de Estado está diseñado para ser construido por inversionistas extranjeros y locales. “No se quiere que el canal sea construido por ningún Estado o país, que sea totalmente por el Estado de Nicaragua, para proteger los derechos soberanos de ésta”.
Bolaños informó que su administración enviará muy pronto a la Asamblea Nacional una ley especial para que le dé luz verde a la construcción del canal.
Panamá reacciona
Un cable ACAN-EFE consigna que Panamá reaccionó con respeto al proyecto de canal interoceánico que presentó Nicaragua, y descartó que esa iniciativa pueda incidir significativamente en el referendo que se celebrará para ampliar la vía acuática panameña.
“Vemos esta presentación de una manera muy respetuosa”, afirmó en la capital panameña el vicepresidente primero y canciller de Panamá, Samuel Lewis Navarro, después de que el presidente nicaragüense, Enrique Bolaños, presentara la iniciativa en Managua.
El posible “efecto” del proyecto de Nicaragua en el voto de los panameños en la consulta del próximo 22 de octubre “no debe ser significativo”, subrayó Lewis Navarro en rueda de prensa. Los panameños votarán en ese referendo para decidir si se realiza o no la ampliación del Canal de Panamá, de 80 kilómetros entre el Caribe y el Pacífico, para aumentar su capacidad de transporte, obra cuyo coste se calcula en 5,250 millones de dólares.
Lewis Navarro recordó que el proyecto del canal en Nicaragua se remonta a finales del siglo. Por su lado, una delegación de la Autoridad del Canal de Panamá sostuvo que la presentación por el presidente de Nicaragua de un proyecto de construcción de un canal interoceánico por esta nación centroamericana “demostró que, en efecto, Nicaragua va en serio”.