Política

DGI hace cálculos, y Hacienda conjuga el peligro fiscal


Gustavo Alvarez

La Dirección General de Ingresos (DGI) no tenía hasta ayer un estimado del impacto del nuevo subsidio a los consumidores de entre 300 y 1,000 kilovatios de energía eléctrica en las recaudaciones del país, mientras los empresarios consideraron que la medida es beneficiosa para la economía.
Al tratar de obtener el estimado del impacto que tendrá la reducción del impuesto a ese grupo de consumidores, la institución no pudo proporcionarlo, porque su director, Róger Arteaga, se encontraba en una reunión en Costa Rica.
La reducción es del 15 al 7 por ciento del Impuesto al Valor Agregado (IVA) para los que consumen entre 300 y 1,000 kilovatios hora al mes.
La DGI informó que por la rapidez con que salió esta propuesta de nuevo subsidio, no hubo tiempo de hacer los cálculos.
Yelba Soza, Directora de Relaciones Públicas de la DGI, dijo que tienen que hacer un estudio para determinar el impacto del nuevo subsidio y que se llevarían varios días en concluirlo.
Agregó que de todas maneras, las estimaciones económicas de la nueva medida corresponde hacerlas al Ministerio de Hacienda y Crédito Público.
Luego de haberse aprobado el nuevo subsidio, el ministro de Hacienda, Mario Flores, advirtió del peligro que esto significa, porque puede sacar al país del programa económico firmado con el Fondo Monetario Internacional (FMI).
El FMI ha advertido constantemente de que cualquier tipo de subsidio que se aplique no debe impactar las recaudaciones, y se presume que este nuevo beneficio para los que consumen entre 300 y 1,000 kilovatios puede impactar seriamente las metas fiscales.
Flores dijo que este nuevo subsidio no lo tenían previsto y tendrán que calcular cuál será el impacto en las recaudaciones, para determinar las consecuencias que tendrá para el país.
José Adán Aguerri, Presidente de la Cámara de Comercio de Nicaragua (Caconic), dijo que la medida puede resultar positiva para la economía, porque el dinero que dejarán de pagar los consumidores de energía con este subsidio podrán utilizarlo en la compra de otros productos y servicios.
El empresario dijo que supuestamente el subsidio debe pagarse con el excedente de las recaudaciones de impuestos, pero si esto no se consigue, sí habría un problema para el Gobierno.
Agregó que todavía no se tiene una estimación exacta del monto subsidiado, aunque se está hablando de 1 millón de dólares.
Aguerri dijo que bajar el subsidio del 15 al 7 por ciento a los consumidores de entre 300 y 1,000 kilovatios significa un respiro económico, porque son quienes estaban pagando un fuerte incremento con los constantes aumentos a la tarifa del servicio.
El presidente de Caconic afirmó que por la forma en que está establecido el costo tarifario, los que consumen más energía son los que más pagan, y por eso esta reducción no es negativa.
“Esto significa que en vez de que sean los mismos consumidores, que de hecho ya están pagando el fuerte incremento del 30 por ciento de la energía eléctrica, que lo asuma el Gobierno”.
Aseguró que no es negativa esta reducción del IVA, porque en vez de que el Ejecutivo entregue recursos de la sobrerrecaudación a cualquier ministerio, lo destine a subsidiar a un sector que ha estado pagando fuertes incrementos tarifarios en energía eléctrica.
Aguerri explicó que quienes consumen hasta 150 kilovatios hora al mes tienen tarifas congeladas y tampoco pagan IVA, y los que están entre 150 y 300 kilovatios han estado sufriendo los incrementos, pero tampoco pagan IVA.
Mientras que los que están entre 300 y 1,000 kilovatios, además de los incrementos, también habían estado pagando el 15 por ciento del IVA y gran parte de ellos está en el sector residencial.