Política

Sigue polémica por JRV fronterizas


Ante la propuesta de ciudadanos nicaragüenses que residen en Costa Rica de crear una Junta Receptora de Votos (JRV) en el puesto fronterizo, el Grupo Cívico Ética y Transparencia y el Instituto para el Desarrollo de la Democracia (Ipade), coincidieron en que no sólo es una solicitud fuera de tiempo, sino que es violatoria de la Ley Electoral.
Roberto Courtney, director ejecutivo de Ética y Transparencia, explicó que esa solicitud tiene varios problemas, y uno de ellos es que las JRV operan con padrones, y no hay registros en el Consejo Supremo Electoral (CSE) de ciudadanos nicaragüenses que residen en Costa Rica, “así que no solamente se trata de abrir alegremente una mesa electoral en un puesto fronterizo”.
Además, señaló que otro problema es que en la cédula de identidad aparece la dirección de su propietario y de allí se desprende el sitio donde debe votar esa persona, situación que quedó aclarada con la aprobación de los artículos 41 y 116 de la Ley Electoral.
Por otro lado, apuntó que está el asunto de la cartografía, ya que si el CSE abre una JRV en un puesto fronterizo, qué padrón electoral enviaría a esa mesa de votación, no serviría para nada, en vista de que la gente llegaría con documentos de identificación de diversos sitios de Nicaragua, es decir, no resuelve en nada la situación del voto de nicaragüenses viviendo en Costa Rica.
A su vez, el director ejecutivo del Ipade, Mauricio Zúniga, manifestó que en primer lugar ese es un tema que los partidos políticos debieran analizar con el CSE con anterioridad, además habría que ver cuál es la cantidad exacta de esa población nicaragüense con interés de votar.
En ese sentido, comentó que la cartografía electoral se define a partir de propuestas que se crean en el CSE en conjunto con los partidos electorales, en base al número de electores que tradicionalmente votan en las diferentes elecciones que se dan en Nicaragua.
Esa propuesta --prosiguió-- debió ser hecha antes de la verificación ciudadana por las partes interesadas, porque de acuerdo con la Ley Electoral, específicamente los artículos 41 y 116, nadie puede votar en una JRV que no sea la que aparece en la cédula de identidad.