Política

OEA lamenta injerencismo

* Estados Unidos siempre, y ahora Suecia

Consuelo Sandoval

La Misión de Observación Electoral de la Organización de los Estados Americanos (OEA), acreditada en Nicaragua, lamentó ayer que autoridades y representantes de otros países intervengan de manera activa en el debate electoral nicaragüense.
“El futuro de las instituciones políticas de este país depende exclusivamente de la decisión de los ciudadanos de Nicaragua. La misión entiende que la función de la comunidad internacional es la de cooperar con las instituciones y organizaciones nicaragüenses para que esa voluntad se exprese en elecciones libres, limpias y transparentes”, citó textualmente un comunicado oficial de la representación de observación.
La comunicación de la OEA fue emitida ante la sistemática interferencia mostrada por algunos representantes diplomáticos acreditados en Nicaragua, cuestionando la imparcialidad de las autoridades electorales nicaragüenses, actuación que ha ocasionado serios roces con las autoridades electorales.
Caso embajadora sueca
El pasado jueves, la embajadora de Suecia, Eva Zetterberg, dijo compartir algunas críticas que hace la comunidad internacional a la influencia partidaria en la composición del CSE.
“Que es un organismo parcial, que no ha podido superarse de las líneas partidarias y es lo que nosotros esperamos de un organismo que tiene la máxima autoridad de elecciones; sino que están hablando en términos de magistrados sandinistas y magistrados liberales, no se debe dar aquí”, expresó la embajadora sueca, quien podría ser denunciada por interferir en los asuntos internos.
Estados Unidos es reiterativo
A esta actitud se suman las reiteradas declaraciones de funcionarios del gobierno de Estados Unidos, además de la reciente advertencia del congresista norteamericano, Dan Burton, quien el pasado fin de semana indujo a los nicaragüenses a votar por otro candidato que no sea el aspirante presidencial por el Frente Sandinista, Daniel Ortega, porque su país estaría reconsiderando su relación con Nicaragua.
Igualmente, el titular del Consejo Supremo Electoral (CSE), Roberto Rivas, denunció recientemente que un partido político estaría fabricando boletas falsas en El Salvador con el propósito de descalificar el proceso electoral.
La declaración de principios de la Organización de Naciones Unidas (ONU) sobre la Observación Internacional Electoral, suscrita por la mayoría de países del mundo, establece que el papel de los observadores “debe siempre que sea posible, brindar recomendaciones para mejorar la integridad y eficacia del proceso electoral y los procesos conexos, pero evitando interferir en dichos procesos y causar la consiguiente perturbación.