Política

Burton atiza polarización electoral

* Especula sobre futuro de remesas, fondos de la Cuenta del Milenio y el TLC * Reconoce fracaso en intento por unir a los candidatos presidenciales del MRS, ALN y PLC, con quienes se reunió durante su estadía en el país

Esteban Solís

El congresista estadounidense Dan Burton atizó ayer el fuego de la polarización en las elecciones nicaragüenses, al hacer blanco de sus críticas al candidato presidencial del Frente Sandinista (FSLN), Daniel Ortega.
El presidente del Subcomité para Asuntos del Hemisferio Occidental del Congreso estadounidense advirtió, al finalizar su gestión en Nicaragua, que para su nación sería muy difícil mantener buenas relaciones con un gobierno de Ortega, porque éste representa el pasado y con seguridad volverá la guerra, la inflación y promoverá la desestabilización en la región.
Burton, que se reunió con tres de los cinco aspirantes presidenciales, con intenciones de forzar la unidad entre éstos para enfrentar a Ortega en la contienda de noviembre, admitió que le piden a Dios que los nicaragüenses tomen la decisión acertada.
Recordó el éxodo de nicaragüenses en los años 80 y hasta advirtió que un gobierno sandinista va a cordobizar las remesas familiares que envían los nacionales que radican en Estados Unidos. La campaña del miedo abarca la posibilidad de cortar los fondos, unos 175 millones de dólares, de la Cuenta del Milenio y un posible fracaso del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos.
No obstante, aseguró: “No vine a decirle al pueblo de Nicaragua por quién votar. Es su decisión, pero es importante que el pueblo sepa lo que podría suceder, en caso de que se regrese a un tipo de gobierno como el que hubo a inicios de los años 80”, advirtió claramente el congresista estadounidense.
Reacción de los aliados
Observó que el gobierno del pacto de Daniel Ortega y Arnoldo Alemán pondría en riesgo la relación con los países vecinos. Confirmó los encuentros sostenidos con Eduardo Montealegre, Edmundo Jarquín y José Rizo, candidatos presidenciales de ALN, MRS y PLC, respectivamente.
Burton no desvinculó a Rizo de Arnoldo Alemán e indicó que la relación entre ambos habla por sí sola. También recordó que Ortega no quiso recibirlo en 1984. “Cualquier persona vinculada con el pacto podría conducir al país a una situación lamentable”, expresó en clara referencia al candidato del PLC.
Sobre el llamado de Ortega a no polarizar las elecciones y que busque la reconciliación Burton dijo en tono irónico: “Me alegra que Ortega esté abierto al cambio, pero yo sí recuerdo el pasado”.
Los comentarios del congresista ameritaron el inmediato rechazo de Jaime Morales, candidato a la vicepresidencia por el FSLN, quien señaló de “injerencismo intolerable” la gestión de Burton. “Vino a atizar el fuego y a amenazar a los nicaragüenses que trabajan en Estados Unidos, que con sudor y lágrimas envían sus remesas a sus familiares”, acusó.
Daniel Ortega Reyes, Presidente del Movimiento de Unidad Cristiana (MUC), aliado del FMLN, llamó “gusano corrupto” a Burton, y reprochó a las autoridades nicaragüenses por permitir su ingreso al país. “¿Qué se puede esperar de un corrupto?, porque Burton tiene cola”, destacó el reverendo Ortega Reyes.