Política

Alcalde defiende estatua de Rigoberto

* Dijo a quienes se oponen que si querían erigir una estatua a Somoza, “eso es otra cosa”

Esteban Solís

El alcalde de Managua, Dionisio Marenco, llamó “hipócritas” a quienes se rasgan las vestiduras para criticar que la estatua de mármol erigida a la memoria del héroe nacional Rigoberto López Pérez, haya sido cubierta antes de su inauguración con la bandera de Nicaragua.
Marenco se pasó llevando también a quienes por diversos medios o instituciones, como el Movimiento por Nicaragua, han cuestionado el monumento, ubicado en la rotonda universitaria, señalando que se trata de una apología del crimen y la violencia.
“El Movimiento por Nicaragua no le llega ni al tobillo a Rigoberto López Pérez; ni todos juntos, unos encima de otros, le llegan a la planta de los pies a Rigoberto, y la bandera de Nicaragua sobre Rigoberto López Pérez merece estar allí, y se la pongo las veces que sea necesario”, indicó Marenco.
La estatua fue diseñada por el pintor y escultor Arnoldo Guillén, quien estuvo presente en el acto.
Cincuenta años semioculto
Añadió el alcalde: “Éste es un reconocimiento público a un héroe que por 50 años su nombre estuvo semioculto, de alguien que dio su vida para que se pudiera iniciar el proceso del fin de la dictadura somocista, y que las nuevas generaciones sepan que este hombre tuvo el coraje de resolver solo ante el dictador y ante todo su aparato represivo sin más coraza que su propio pecho”, comentó el edil capitalino.
Respondió que en Nicaragua hay violencia por todos lados todos los días. “Me parece un poco hipócrita la actitud de las personas que dicen que esto es un homenaje a la violencia, pero violencia era la que cometía contra nosotros la dictadura”.
La vida y la muerte
Ironizó diciendo que si estas personas quieren hacerle una estatua al fundador de la dinastía (Anastasio Somoza García) “esa es otra cosa, ya sería cuestión de cada quien”.
Después de desvelar el monumento, Marenco explicó que en su diseño los dos aros que rodean la estatua del héroe simbolizan el pasado y el presente, la vida y la muerte. “Éste es un homenaje a un gesto heroico para que no se vuelva a repetir, para que no vuelva la dictadura que originó la violencia que tuvo que usarse para su derrocamiento”, dijo.
Marenco invitó a sus críticos a que vayan a los hospitales en donde no hay medicinas, y eso es un genocidio masivo; o a los barrios donde no hay luz eléctrica hasta 12 horas.