Política

Ortega se compromete con discapacitados


“Cuenten con nosotros”, dijo Rosario Murillo, Secretaria de Comunicación del Frente Sandinista, y las personas sordas y mudas que se hallaban en el Holiday Inn alzaron y movieron sus manos simbolizando aplausos. Entonces entró al salón Daniel Ortega, candidato presidencial, con su fórmula, Jaime Morales Carazo, sellando tácitamente un acuerdo que deja para la posteridad el interés que este partido tiene por mejorar la vida de los discapacitados.
Parte de las 22 organizaciones de discapacitados se reunieron con el Frente Sandinista, luego que hace algunas semanas lo hicieran con los otros cuatro candidatos presidenciales.
David López, joven no vidente símbolo de una campaña de sensibilización impulsada en meses pasados, hizo su presentación recordando las carencias que sufren, para luego ser reforzado por Wilber Tórrez, quien además trajo a colación las políticas que el Frente Sandinista impulsó cuando estuvo en el gobierno.
“Jamás tomarán las armas”
Ortega se comprometió “con todo su amor y cariño” a dar a los discapacitados
un trato digno, por ello fue diligente y firmó la propuesta hecha por la Federación de Cooperación por la Rehabilitación Nacional, Feconori. Además, prometió, no sólo a los presentes, sino a todos los electores, que “el pueblo jamás tomará las armas”.
Llevando su mensaje de paz y siguiendo la tónica de la reconciliación, Daniel Ortega, con el lenguaje religioso que ha integrado en la campaña, reafirmó su deseo de “no enfrentar a los hermanos nicaragüenses”.
Representantes de las asociaciones piden, entre otras cosas, que el gobierno incentive las fábricas nacionales de sillas de ruedas a la medida del usuario y que se prevengan las discapacidades.
Según la OPS, en condiciones normales de desarrollo, la discapacidad es del 11%. En Nicaragua se estima que el 10% de la población es discapacitada, lo que equivale a 461 mil personas.