Política

Proceso electoral valorado


Sergio Aguirre

El financiamiento electoral, la habilitación de votantes vía cedulación, el padrón electoral, la no inhibición, la transparencia financiera de la campaña, la normativa de impugnaciones y nulidades, asignación de escaños y calendario, son temas que aborda el Séptimo Informe de Observación Electoral 2006 del grupo cívico Ética y Transparencia, instancia que, hasta el momento, considera el proceso electoral “cautelosamente positivo”.
El presidente de dicho organismo, Pablo Ayón, estimó que el proceso electoral muestra avances satisfactorios en lo que respecta a habilitación de los votantes, calidad de padrón electoral, libre competencia y acceso de los observadores, pero es el tema del financiamiento, a partir de su débil regulación, que demuestra poco progreso con respecto a años anteriores y estándares ideales.
“Por otra parte, preocupa el contenido de la normativa que regula las solicitudes de nulidad de resultados de una Junta Receptora de Votos (JRV) y el tema de la energía eléctrica a la hora de los conteos y transmisión de datos. En términos globales y con las consideraciones y advertencias que estamos haciendo, podemos valorar el proceso a la fecha de cautelosamente positivo”, indicó Ayón.
Los retos
De acuerdo al informe, la habilitación de votantes vía cedulación subió en un 10 por ciento desde 2004, alcanzando la cifra de 3 millones 450 mil electores, y se estima que un 82 por ciento de los ciudadanos en edad y derecho ya están en el padrón, en tanto, un tres por ciento adicional solicitó su documento a tiempo y está en espera de su producción y recepción. El otro 15 por ciento está claramente establecido; la tasa de inscripción (solicitud de cédula) de los jóvenes entre 16 y 18 años alcanza sólo el 70 por ciento por razones de costo, logística y falta de interés.
“En términos de parámetros internacionales y en comparación con años anteriores, este grado de cobertura de habilitación del voto universal directo es aceptable, más aún cuando su déficit no muestra indicios de sesgos políticos y más bien obedece a otras causas”, dijo el Presidente de Ética y Transparencia.
Sobre los retos pendientes están la producción de documentos de votación para un estimado de más de cien mil solicitudes de cédulas aceptadas en lo que va del año, y la entrega de unas cien mil más manufacturadas susceptibles a entrega.
Asimismo, Ética y Transparencia retoma el planteamiento de la OEA, Centro Carter, Ipade y otros observadores de este proceso electoral en oposición a la inhibición fraudulenta de las candidaturas, misma que hasta esta fecha es una condición que ha sido cumplida. A esto se suma el llamado que este organismo hace a los gobiernos extranjeros para que se abstengan de realizar actividades de corte injerencista, respetando el derecho internacional y la dignidad de los nicaragüenses.