Política

Plan bujía exitoso en Cuba


William Briones

Desde el año pasado Cuba impulsa una jornada de ahorro energético que incluye cambio de bombillos (bujías) y electrodomésticos, que ha significado ahorrar un mil millones de dólares, dijo a EL NUEVO DIARIO el encargado de Negocios de Cuba, Manuel Guillot.
El diplomático explicó que al ser una política oficial, miles de trabajadores y estudiantes universitarios garantizan el cambio de bujías en la isla, que sufre un bloqueo económico y comercial, por parte de Estados Unidos, desde hace más de cuatro décadas.
“El movimiento social, junto a 50 mil estudiantes universitarios, hizo visitas casa por casa, sustituyendo bombillos tradicionales por otros economizadores, sin costo para la población. Les cambiamos el bombillo y nos quedamos con el viejo. A cada familia se le entrega nuevos equipos de alta tecnología adquiridos en China, Europa y Colombia”, detalló.
“El plan de cambiar los bombillos nació en Cuba como un concepto estratégico de economía en beneficio de la población”, recordó Guillot. “Cambiamos bombillos incandescentes por bombillos de 18 watts. También cambiamos televisores, aire acondicionados antiguos y ventiladores (abanicos). Andamos por el orden de 15 millones de bombillos, porque además de la zona poblacional, también se han sustituido las luminarias públicas de calles, avenidas y carreteras. Éste es un proceso que debe concluir a finales de 2006”, detalló.
En días pasados, el candidato presidencial de ALN, Eduardo Montealegre, propuso el denominado “plan bujía por bujía”, que consiste en sustituir las bujías incandescentes de 60 vatios, que se utilizan en las viviendas, por unas fluorescentes de 15 vatios, lo que aseguró, significaría un ahorro anual de 159 millones de córdobas.