Política

Discapacitados inconformes

* Rizo: “Construir clínicas de rehabilitación” * Jarquín: “Campaña para respetar el bastón blanco” * Pastora: “Invertir el dinero que se roban”

Las diferentes organizaciones de discapacitados ya escucharon a los candidatos. Es probable que muchos de ellos ya sepan por quién votar, pero ¿cómo votar si pocos son los centros de votación que están adecuados para que ellos ingresen sin problemas? ¿Alguien pensó en esto? Ni los más interesados, los mismos candidatos.
Sentada en silla de ruedas está doña Corina Centeno, una señora morena, de hablar pausado, que sostiene un cartel donde resalta la palabra “accesibilidad”. Tiene 37 años y trece de ellos los ha dedicado a trabajar en la Asociación Rosa Paz, una organización de mujeres discapacitadas.
La razón que la trajo desde Ocotal hasta la Universidad Americana, en un local atiborrado de cámaras, de sillas de ruedas, con la temperatura bastante alta, es fácil de deducir en época electoral: anda buscando que los candidatos la tomen en cuenta en sus planes de gobierno para que en el futuro cumplan.
“Parece que todos llevan buen programa para nosotros. No sé si cumplirán”, dice mientras vuelve a poner atención a Edén Pastora, quien en esos momentos, sin proponer nada, sólo dice que “habla con el corazón”.
El turno es ahora de los otros tres candidatos que asistieron al foro. Empieza un José Rizo con mucha carga de sentimientos, al punto de hablar de un “José Rizo discapacitado, que en su niñez estuvo en silla de ruedas a causa de la poliomielitis”.
Pocas propuestas
En su plan de gobierno Rizo promete hacer un programa de vigilancia epidemiológica para evitar contagios. Además, “va a lograr la rehabilitación física y mental de las víctimas de guerra”.
Entre las pocas propuestas del programa de gobierno liberal está una que resalta: construir clínicas de rehabilitación en todos los hospitales ubicados en cada cabecera departamental. ¿Cómo? José Rizo no lo dijo, y con seguridad aún no lo sabe.
“No vamos a aspirar a que los buses, como en países avanzados, tengan plataforma para ustedes”, dice Rizo, y luego contradice la propuesta de Edmundo Jarquín de realizar una campaña que “permita respetar el bastón blanco o el perro que acompaña a los no videntes”.
Por un instante Jarquín se olvidó que estaba hablando de los no videntes nicaragüenses, quienes no se guían con perros adiestrados. Construir rampas en los edificios públicos y escuelas, además de una educación con carácter inclusiva a través de una reforma a la Ley General de Educación, son algunas de las promesas de Jarquín.
Pastora, en cambio, prometió que “el dinero que se roban, será invertido en los discapacitados”. Su plan contempla la realización de un consejo de gobierno que atienda a las personas con capacidades diferentes.
Asistentes inconformes
Narciso Reyes, Presidente de la Asociación de Ciegos Sin fronteras, está molesto porque “han estado hablando demagógicamente estos ingratos”. Según él, las pocas propuestas que hicieron son extraídas de unos planteamientos que la Feconori hizo a candidatos a diputados por León el pasado 23 de agosto.
Educar a los padres para potenciar las habilidades de los niños y niñas con discapacidades, y destinar presupuesto para infantes con discapacidad, son algunas de las propuestas de Fabricio Cajina, candidato a vicepresidente por la ALN.
“No estamos pidiendo solidaridad”, dice Nubia Baltodano, Secretaria Nacional de la Asociación de personas con discapacidades físico-motoras, “queremos que los candidatos asuman compromisos, queremos programas de gobierno inclusivos, acceso a programas en mejores condiciones, inclusión en programas de educación, de vivienda”.
El cartel de doña Corina ha sido captado por las cámaras. Y vuelve: “accesibilidad”. ¿En Ocotal habrá Juntas Receptoras de Votos habilitadas para que doña Corina circule libremente? Probablemente no. Lo primero, entonces, será ganar esta batalla.