Política

Deuda interna o educación

* Economista recomienda priorizar la educación * Mientras casi un millón de niños se quedan sin educación, el Estado debe pagar una deuda interna de mil 300 millones de dólares expresados en bonos y Cenis * Un desafío de verdad para los candidatos

Consuelo Sandoval

El economista de la Coordinadora Civil, Adolfo Acevedo, demandó a los candidatos presidenciales asumir el compromiso de reorientar parte de los 1.300 millones de dólares que se destinan a la deuda interna para la educación de la niñez y la adolescencia, que representan alrededor del 40 por ciento de la población nacional.
“Los candidatos tienen que comprometerse con darle la educación que se merecen esos niños y esos adolescentes que son el futuro de Nicaragua, y no al servicio de los organismos financieros internacionales. Cuando los candidatos comienzan a hablar de cosas vagas es porque no tienen ningún compromiso y están haciendo demagogia”, exhortó.
Recordó que anualmente, casi un millón de niños, adolescentes y jóvenes menores de 18 años, quedan fuera del sistema educativo y que debido a su bajo nivel de escolaridad no podrán optar a puestos de trabajo bien remunerados, por lo tanto, el resto de su vida estarán condenados a sobrevivir sobre la línea de la pobreza.
Dijo que el 60 por ciento de los jóvenes en edad de asistir a la secundaria quedan fuera del sistema escolar; mientras que cuatro de cada diez adolescentes entre 13 y 18 años asisten al sistema educativo, y el resto es excluido, lo que equivale a que siete de cada diez niños en edad preescolar también son eliminados.
Pírrica inversión
Acevedo censuró a los últimos gobiernos porque únicamente han invertido el 4.3 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) en educación, porcentaje que contrastó con Honduras y Bolivia, que destinan el siete por ciento del PIB, y algunos países africanos invierten entre el siete y nueve por ciento.
En tanto, agregó Acevedo, en el año 2003 el gobierno destinó el nueve por ciento del PIB al pago de la deuda interna.
“Nicaragua ingresó a la HIPC por el pago de la deuda externa para el país, pero ahora está pagando más en deuda interna que lo que pagaba en la externa. Las prioridades en la asignación de los recursos están equivocadas”, cuestionó.
En ese sentido, Acevedo criticó a los países que se ciñen a los dictados del Fondo Monetario Internacional (FMI), por ceñirse a sus dictados que contradicen los Objetivos del Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas, asumidos por todos los jefes de Estados y que estipulan destinar recursos suficientes para la educación.