Política

Esposa de Alemán admite que retiró los cheques

* Los socios de la FDN pueden hacer lo que quieran con su dinero, sostiene

Esteban Solís

La familia Alemán ofreció disculpas al pueblo y gobierno de Taiwan por hacer público que los gobernantes de esa pequeña isla del continente asiático alimentaron, a través de donaciones, las cuentas de la Fundación Democrática Nicaragüense (FDN), de la cual es dueño el ex mandatario Arnoldo Alemán.
“Pregúntenle al ex presidente de Taiwan Li-ten Hui si su gobierno le depositó dinero o no a la FDN y cuáles son estas compañías, el origen de estas sociedades, y ofrezco disculpas por tener que decir esto porque lo único que han hecho es apoyar la democracia en Nicaragua”, dijo la ex primera dama María Fernanda Flores.
El presidente Enrique Bolaños presentó el pasado viernes copias de cuatro cheques de gerencia por casi cuatro millones de dólares de la FDN y que Flores retiró del Banco Aliado de Panamá por orden del doctor Alemán. Bolaños asegura que esos fondos fueron sacados de las arcas del Estado.
Dijo que las donaciones taiwanesas, así como ingresaron a la FDN de igual manera entran a todos los países del istmo porque el gobierno de China Taiwan “ha sido un gobierno hermano de Nicaragua y de los centroamericanos.
María Fernanda Flores admitió que ella retiró ese dinero, sin embargo, dijo que no es ninguna prueba de corrupción contra su esposo. “Arnoldo Alemán, dueño y socio de la FDN, decidió retirar su dinero de un banco, pero el documento presentado por el presidente Bolaños no dice el origen de ese dinero”, añade.
Incluso, afirmó que la FDN recibió en menos de un año alrededor de cinco millones de dólares tras presentar copias de los nombres de las corporaciones que hicieron los aportes a la FDN, y ninguna de ellas pertenece al Estado de Nicaragua.
“Basta ya de que mi familia reciba golpes tras golpes, basta ya de persecución política, basta ya de que los Estados Unidos quiera destruir a un hombre porque tiene un liderazgo”, dijo.
Pidió que se investiguen, con el mismo entusiasmo, las deudas internas de unos mil millones de dólares que dejó el gobierno sandinista y los 500 millones de dólares de los Certificados Negociables de Inversión, Cenis.