Política

MRS e industriales coinciden en agenda

* Mundo Jarquín diferencia su propuesta de banca respecto a sus competidores

William Briones

El candidato presidencial del Movimiento Renovador Sandinista (MRS), Edmundo Jarquín, y el presidente de la Cámara de Industria de Nicaragua (Cadin), Carlos Castro, coincidieron en la necesidad de que un nuevo gobierno en Nicaragua debe promover la educación e infraestructura en el país.
Jarquín se entrevistó ayer con los directivos de Cadin, a quienes expuso sus perspectivas de una nueva administración en Nicaragua. Explicó que la reunión se celebró a solicitud del MRS, para conocer la posición de los diferentes sectores sociales del país.
Los empresarios industriales expusieron lo que ellos consideran “políticas necesarias para el desarrollo de Nicaragua”, en que contemplan el tema de gobernabilidad, educación e innovación tecnológica, políticas fiscales y de gasto público, financiamiento, comercio externo y promoción de las exportaciones e infraestructura.
A Jarquín dijo parecerle “sumamente útil” que el sector industrial se interese además por los problemas del país.
Destacó que si bien casi todos los candidatos contemplan en sus programas un banco de fomento, éstos le dan un sesgo agropecuario. “Cuando hablamos de fomento a la producción, tenemos que hablar del acceso al crédito de todos los productores, pequeños y medianos, tanto del campo y la ciudad. Son 190 mil, de los cuales, cien miel están en el sector urbano”, observó.
Banca de mayor impacto y cobertura
Dijo que su proyección es que en 2007 comience a operar una banca de fomento que incluya al pequeño y mediano empresario industrial y agropecuario. En cuanto a los subsidios, dijo ser partidario de que éstos se destinen, administrados transparentemente, a los sectores más empobrecidos, como ocurre con quienes consumen menos energía eléctrica.
Comentó que “el sector industrial, en vez de demandar subsidio, pide reglas claras”. Dijo que éstos quieren un marco jurídico claro a qué atenerse, “no demandan subsidio ni protecciones especiales, sino condiciones que les permitan ser competitivos. En ese sentido, nos parece que el sector industrial trata de compatibilizar sus intereses empresariales con los que tiene el país en su conjunto”, destacó.
El presidente de Cadin, por su lado, dijo que expresaron a Jarquín sus consideraciones “con visión de nación, que no se desliga de otros sectores del país, para enrumbar a Nicaragua a la educación de los nicaragüenses, que tengan muy buenas oportunidades y no sólo se conciba la educación post bachillerato, sino una educación técnica”, dijo.
Comentó que en infraestructura, Cadin planteó el tema de la energía eléctrica, la necesidad de que Nicaragua cuente con un puerto en la Costa Caribe, así como la situación de las carreteras del país, además del tema de la salud. “Coincidimos en mucho de los temas”, observó Castro.