Política

Derroche de recursos y discurso vacío


Ary Pantoja

Un derroche de dinero demostró ayer la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), en el montaje de su masiva concentración, la que contrastó con el discurso carente de contenido pronunciado por el candidato presidencial Eduardo Montealegre.
ALN pagó para que su evento partidario fuese transmitido en vivo por una cadena parcial de radio y televisión, tres helicópteros con reporteros gráficos; cientos de buses y camiones que transportaron a sus simpatizantes desde las zonas rurales del país, son sólo algunos de los aspectos en los que seguramente los organizadores invirtieron gran cantidad de dinero.
La mayor parte de la intervención de Montealegre la dedicó a descalificar a su adversario del Frente Sandinista (FSLN), Daniel Ortega, obviando el Código de Ética Electoral, elaborado por el Poder Electoral.
Montealegre también dejó en evidencia su deficiente capacidad de oratoria, al igual que su compañero de fórmula, Fabricio Cajina, y su “animador”, quien no logró alentar a la gente para que respondiera sus consignas elaboradas como fiel copia de las que acostumbran sus adversarios del Partido Liberal Constitucionalista (PLC).
El discurso de Montealegre estuvo plagado de ataques personales contra Ortega, pues dedicó casi la mitad de su intervención a descalificar los diez años de gobierno de su principal contrincante y, por sus declaraciones posteriores, parece que ésa será la tónica de su discurso electoral de aquí en adelante, según reconoció su vocero Rafael Córdoba.
“Yo sólo he dicho verdades y si es necesario voy a seguir diciendo verdades”, expresó Montealegre, al consultarle sobre su violación al Código de Ética Electoral emitido por el Consejo Supremo Electoral (CSE).
Reeditó “El viborazo”
Montealegre revivió la parábola de la víbora que en 2001 pronunció el Cardenal Miguel Obando y Bravo, previo a las elecciones presidenciales de ese año, dirigida contra Ortega.
“Sólo juntos vamos a acabar con ese pacto que ya le dio calor a esa serpiente, que ya la revivió y que está lista para mordernos”, expresó Montealegre.
Montealegre también criticó el control que ejerce la familia Alemán sobre el Partido Liberal Constitucionalista (PLC), sin mencionarlos por su nombre.
Proselitismo religioso
El padre Negib Eslaquit, párroco de Jinotepe, bendijo el evento partidario, violentando así la Carta Pastoral de la Conferencia Episcopal, emitida el pasado 15 de agosto, orientando a sacerdotes “a abstenerse de participar en actividades partidistas”.
Eslaquit hizo proselitismo político al exhorta a los nicaragüenses a votar en la casilla 9, de ALN, en los comicios del próximo 5 de noviembre.
“No olvidemos que nuestro llamado ha sido para ser discípulos y pastores, no activistas de política partidaria. Traicionamos la confianza de nuestros feligreses si públicamente nos pronunciamos a favor o en contra de un candidato o de un partido”, dice parte de la Carta Pastoral, pero eso es precisamente lo que hizo ayer el padre Eslaquit.