Política

ALN reúne a miles de simpatizantes

El acto se caracterizó por discursos contra el Pacto y críticas a los líderes del FSLN, Daniel Ortega, y PLC, Arnoldo Alemán.

Con un acto masivo desarrollado en la capital, el partido Alianza Liberal Nicaragüense (ALN) lanzó esta tarde oficialmente su campaña electoral, en un evento que los mismos dirigentes de esa organización política catalogaron como una medida de fuerzas frente al Partido Liberal Constitucionalista (PLC), cuyos disidentes conformaron ALN, de cara a las elecciones presidenciales del cinco de noviembre.
El acto dio inicio a las 10 de la mañana, hora local, con una serie de presentaciones culturales que incluyeron a mariachis, grupos folclóricos y reconocidos artistas nacionales, que entretuvieron a los miles de simpatizantes del ALN congregados en el Parque de la Paz, en el antiguo centro de Managua.
A las 11:30 minutos de la mañana, el candidato a la Presidencia por ALN, el disidente liberal y ex ministro de Hacienda, Eduardo Montealegre, hizo su entrada junto al candidato a la vice presidencia, Fabricio Cajina, en medio de gritos del público y las música oficial del partido.
Los candidatos saludaron a los dirigentes de las organizaciones políticas que conforman ALN, quienes estuvieron presentes en la tarima principal. Montealegre abrazó a dirigentes del Partido de la Resistencia, mientras los animadores gritaban “¡viva la Contra, jodido!”. Los dirigentes de los partidos que conforman ALN se dirigieron al público para explicar principalmente las causas por las que se aliaron a este movimiento.
A las 12: 30 horas el candidato a la vice presidencia, Fabricio Cajina, dio su discurso, en el que arremetió contra el “Pacto” entre liberales y sandinistas, llamando a sus simpatizantes a “enterrar con una montaña de votos” a ambo movimientos políticos.
“Este cinco de noviembre vamos a decir no a Daniel (Ortega), a Arnoldo (Almeán) y a su pandilla de corruptos; vamos a decir no al pacto”, dijo Cajina, quien a diferencia del candidato Presidencial, no portaba la camisa roja símbolo de ALN, sino que llevaba una camiseta blanca.
En su discurso, Cajia dio a conocer parte del plan de Gobierno propuesto por esta organización política, que incluye financiamiento para los productores, asistencia técnica, ayuda a la comercialización de la producción y mejora en los caminos y carreteras. Cajina agregó que de ganar las elecciones, apoyarán económicamente a las alcaldías del país.
“Esta alianza es para sembrar oportunidades”, dijo Cajina, quien se presentó frente a sus simpatizantes como hijo de productores originario de San José de los Remantes, municipio de Boaco, a 80 kilómetros al norte de Managua.
Una vez concluido el discurso de Cajina, la cantante Cecilia Ferrer salió al escenario para interpretar la canción “Color Esperanza”, del cantante argentino Diego Torres, que sirvió de telón para la entrada del candidato a la Presidencia, Eduardo Montealegre, cuyo discurso inició a las 12:48 horas.
Al igual que Cajina, Montealegre, quien vestía la camiseta roja del ALN, se pronunció contra el pacto y dijo que la organización política que encabeza es la “mejor opción” para hacerle frente a este acuerdo político entre liberales y sandinistas, y por el que ambos movimientos se repartieron los poderes y organizaciones del Estado.
“ALN significa una nueva opción para el liberalismo, que ha sido secuestrado por una cúpula, por una persona, por una familia”, dijo Montealegre, en alusión al ex presidente Arnoldo Alemán, líder del Partido Liberal Constitucionalista (PLC).
Montealegre también criticó al líder del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), a quien culpó por el colapso económico de la década de 1980 y por la actual crisis política que afecta al país.
“Se viste de rosado para ocultar el rojo y negro; predica la reconciliación y la paz, para ocultar la guerra y la división que nos dejó; se encomienda a Dios y comulga, pero nunca antes creyó en Dios”, dijo Montealegre.
El candidato también explicó parte de su programa de Gobierno y ratificó el apoyo al sector productivo, las mujeres y los jóvenes.
El acto terminó a las 1:15 de la tarde. Los organizadores esperaban que al evento llegaran aproximadamente 50 mil simpatizantes. Desde horas tempranas, decenas de buses trasladaron a miles de personas de todos los departamentos del país hasta el acto central en el Parque de la Paz.