Política

El cómo, es una asignatura pendiente

* Académico llama a trascender a los clásicos mensajes de campaña

¿Dónde están los planes de gobierno? Es la pregunta que cabe hacerse ahora que ha iniciado la campaña electoral, como prefiere llamarle el doctor Manuel Aráuz, Decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Centroamericana.
Y ya que las cinco fuerzas políticas empezaron a bombardear al electorado con todo tipo de mensajes y promesas y que la campaña electoral se oficializa, es el momento preciso para que presenten sus respectivos ‘contratos’. “Que se acerquen con propuestas y den sus planes de gobierno a la gente”, expresa Aráuz.
Para Aráuz, la campaña que inicia estará cargada de los clásicos mensajes tradicionales, “en el sentido de ataque a la pobreza, el mejoramiento a la infraestructura, la creación de empleos, entre otros. Nada novedoso en sentido general, son los problemas que tiene la ciudadanía, son mensajes abstractos, dicen que van a resolver los problemas que tienen, pero no dicen cómo”.
Se van a referir también a temas coyunturales, como el transporte, el problema energético y, sobre éstos, existe la posibilidad que ofrezcan cosas más concretas.
Otra interrogante básica, según el entrevistado, es ¿cuál es el mensaje que tienen los partidos políticos para los jóvenes? “La población votante es joven, y no hemos visto propuestas concretas para los jóvenes”.
Pero, ¿cómo?
En ninguna de las pocas promesas que hasta ahora se han hecho, los candidatos han dicho lo primordial: cómo lo harán. Un ejemplo claro es la promesa de creación de un banco de fomento, del que todos los candidatos hablan, pero del que no especifican nada. Cómo se va a prestar dinero, en qué períodos, a cuántos años de plazo, con qué porcentajes, cuáles van a ser las facilidades, se pregunta Aráuz Ulloa.
“Se entiende que no va a ser una banca que compita con la banca comercial, pero ninguno de los partidos lo ha dicho porque no se quieren comprometer”.
De nada sirven soluciones mágicas a problemas extremos que afectan a la gran parte de la ciudadanía porque falta concretar el cómo, “y el cómo tiene que ver con un programa de campaña”.
El impacto de las encuestas
Hay que partir de la utilidad de las encuestas, explica Aráuz, que son indicadores que guían al equipo de campaña sobre lo que se debe cambiar. “La encuesta es una pauta que te indica si debes cambiar el tipo de mensaje, si debes preocuparte más por un determinado sector”.
No es un resultado anticipado, hay partidos políticos que le dan mayor credibilidad que otros. Igual ocurre con el electorado que, en ciertas ocasiones, vota por aquellos candidatos que tienen la posibilidad de ganar.
“Es contradictorio que una persona vote por alguien que no va a ganar. Estamos hablando de ese 30% de indecisos que aún no saben por quién votar”. Muchos de los cuales no quieren dar un voto inútil.
El tema del aborto
Abordar el tema del aborto en campaña electoral, para Aráuz, no es correcto, y lo califica como un error táctico.
“El tema del aborto se dejó de un lado para discutirlo más adelante, precisamente para no hacer de éste un tema de campaña. Eso naturalmente distorsiona (la campaña), porque la gente comienza a influirse y a hacer que la campaña radique en relación al aborto”.
Para él, es secundaria la posición que determinado candidato tiene sobre el aborto porque no está seguro que esa posición es la que sostendrá luego, cuando se discuta la aprobación de los artículos referidos al aborto, contemplados en el Código Penal.
Aparte de la presentación de un plan de gobierno con propuestas claras, Manuel Aráuz cree que es básico que no haya descalificaciones de carácter personal. “Que (la campaña) no esté basada en si el doctor Rizo es canoso, que si Daniel Ortega es amigo de Fidel, o si Montealegre es banquero, lo trascendental debe ser el programa”.