Política

Juristas debaten sobre la crisis del sistema político

* Foro hace propuestas para lograr transformaciones profundas

Sergio Aguirre

La participación ciudadana, la crisis política y social de Nicaragua, las propuestas para lograr transformaciones profundas en el país, fueron, entre otros, los temas abordados por el Movimiento Poder Ciudadano, durante un foro auspiciado por la Fundación Fiedrich Ebert, en el cual se elaboraron propuestas en la búsqueda de soluciones al drama que viven los nicaragüenses.
En su exposición “Crisis Política y Social en Nicaragua”, el jurista Alberto Saborío dijo que el país vive una crisis en expansión que se inicia desde el tiempo de la independencia, porque el sistema político que viene rigiendo a los nicaragüenses ha sido el de un gobierno de carácter personal.
“De carácter personal porque los gobernantes siempre han estado por encima de la ley y los gobernados sometidos a la voluntad de éstos. Esa ha sido la constante en la historia de Nicaragua, y ese hecho ha generado una serie de vicios, malos hábitos y prácticas que impiden el desarrollo económico y social del país”, resaltó.
Estado democrático
A criterio del jurista, para poder tener un país desarrollado deben funcionar todas las instituciones con mecanismos de control, sobre todo en las personas que ejercen un poder político o administrativo en la sociedad, y en Nicaragua, como en todo país subdesarrollado, no existe ese dispositivo, no hay componentes institucionales que regulen el ejercicio del poder.
Saborío definió como estado democrático el ámbito donde se aplican mecanismos y procedimientos destinados a la protección y desarrollo de la libertad, la igualdad ante la ley de todos los hombres y mujeres, además el juego de instituciones que tienen una fuerza dialéctica que va cultivando la racionalidad de la sociedad, “algo que en Nicaragua no ocurre ya que esos importantes términos como igualdad y libertad son manejados de acuerdo a intereses de personas”.
DAS: “Damos poder sin contrapartida”
Al hacer sus reflexiones sobre el Movimiento Poder Ciudadano y sus propuestas, el abogado y periodista Danilo Aguirre Solís, Director Fundador de EL NUEVO DIARIO, recordó que Nicaragua no sólo es uno de los países más pobres del mundo, sino también uno de los más atrasados desde la perspectiva de las instituciones democráticas, pero para dejarlo claro, esta última característica produce la primera.
“En nuestro país los ciudadanos nicaragüenses somos llamados a depositar un voto cada cuatro o cinco años, pero el poder que transferimos con ese voto lo entregamos sin contrapartida a la clase política gobernante”, apuntó.
Sociedad civil
Durante unos 20 años o más –-prosiguió--, aunque con más precisión en los últimos 15 años, se ha puesto de moda el término sociedad civil para identificar a los ciudadanos organizados al margen de las estructuras de gobierno. Sin embargo, añadió que ese concepto de sociedad civil tiene dos significados que han distraído las concreciones de lucha por la transformación de Nicaragua.
“El concepto de sociedad civil que maneja la mayoría de la comunidad donante y todas las organizaciones que se nutren de esa comunidad, ha actuado en dos variantes de un mismo equívoco. El amigo del exterior concibe la sociedad civil como las de sus países, coadyuvando a la gobernabilidad y a la solución de problemas económicos, sociales y culturales, en sintonía, en armonía, o a veces hasta en control de los que ejercen el poder”, comentó.
Aguirre agregó que las organizaciones nacionales internan en sus corazoncitos sus preferencias o animadversiones partidarias, y sólo dan salida a sus reclamos, sus luchas y sus entregas por la comunidad para agotarlos en sí mismo, sin el ánimo con que esas mismas actividades se realizaban en el pasado con un fin agitativo estratégico de oponerse y derribar el sistema.