Política

AN deberá autorizar los 65 millones al CSE

* Magistrado Villavicencio admite que tiempo extra a cédulas fue para acabar con pretextos

William Briones

La Asamblea Nacional tendrá que desembolsar al Consejo Supremo Electoral (CSE) los 15 millones de córdobas que gastó adicionalmente este Poder del Estado durante la ampliación en el proceso de cedulación, manifestó ayer el magistrado José Luis Villavicencio.
El pasado lunes, el magistrado presidente del CSE, Roberto Rivas, aseguró que para ampliar el período de cedulación, ese Poder del Estado invirtió más de 15 millones de córdobas para cedular a ocho mil 350 personas.
Villavicencio advirtió que el reembolso es realmente superior por otros gastos. “En la Asamblea Nacional hay un compromiso de reembolsarnos ese desajuste, que no es de 15, sino 50 millones de córdobas”, aclaró.
Reconoció que incurrieron en ese gasto para acallar las críticas hacia el CSE. “Se hizo por solicitud del presidente de la República, que a petición de sus organizaciones civiles, entre ellas el Movimiento por Nicaragua (MpN), demandó ampliar el plazo. Lo que hizo el CSE fue acatar una decisión del Parlamento”, subrayó.
Dijo que la decisión administrativa fue tomada en el CSE, para que no existan pretextos “de los sabios que andan ahí trabando “gratuitamente” por la cedulación. Abrimos ese proceso de cedulación para demostrar que no existe la masificación de la que hablan. Hay un plan para deslegitimar las elecciones que promueven para criticar al CSE e ir justificando que las elecciones no tienen validez”, denunció.
“Lo hicimos para demostrar que no es cierto que haya una gran cantidad de personas sin cedular, para demostrarle al pueblo que no existe. De no hacerlo hubieran dicho que no hicimos nada, que estamos escondidos, y ahora nos critican porque fue un gasto grande”, agregó.
Según Villavicencio, no existen 800 mil personas sin cedular. Consideró aclarado el tema y que los detractores del CSE ya no tienen pretextos para continuar criticándolo por esa vía, aunque no descartó que “sigan inventando más cosas. Esos movimientos que andan por ahí, de hijos de embajadores, buscan provocar al CSE para desconocer su autoridad. Es un movimiento político disfrazado de cívico”, señaló