Política

“El campesinado ha cambiado”


Tomás Valdivia se fue a pelear en la contra a los 16 años, y a su regreso se reconcilió con los sandinistas. Hoy es el presidente de la UNAG en Jinotega. Para él, “la situación de hoy no es la de 1996. El campesinado ha cambiado en su forma de pensar; antes estuvo polarizado por el trauma de la guerra. El campesinado ha evolucionado, como todo en este mundo, en su forma de pensar; hoy ve distinta la película”.
El campesinado ha sido sandinista o liberal, ahora hay cinco opciones, ¿cómo influenciará este nuevo abanico?
Aquí ha habido partidos fuertes, el PLC y el FSLN, y en el campo son los partidos que atraen a la gente, por una u otra razón.
Entonces, ¿quién tiene más peso en el Norte?
El PLC y el FSLN, no hay dónde equivocarse.
Pero hay quienes dicen que estos partidos engañan al campesinado.
La gente está muy clara también de que han transcurrido 16 años de mentiras, han ocurrido muchas cosas; ahora el campesinado piensa en su crédito, en la cosecha.
Aquí no pega ese discurso de que ‘yo vengo de tierra adentro’. Los campesinos necesitamos algo más grande, alguien que verdaderamente vele por nosotros.
¿Cuáles son las ofertas más creíbles para el campesinado?
La necesidad de un banco, pero no de fomento, porque lo van a gastar mucho en la campaña. Los campesinos fuimos los de la idea, se lo hicimos ver al gobierno, pero quienes estaban en el poder no lo miraron con buenos ojos.
Al día de hoy, un banco de fomento no es lo aplicable, necesitamos un banco nacional de desarrollo. Nos da miedo lo del banco de fomento, porque los que se opusieron a la idea nuestra ahora son los que la abanderan.
¿Cómo explicas los distintos rumbos que tomó la contra?
A nosotros nos prepararon militarmente; ése no fue un error deliberado de los gringos. No nos prepararon políticamente, quienes han salido adelante es porque tienen conectes o suerte. Un día llegó don Fabio Gadea Mantilla y nos dijo a varios comandantes contras: ‘Ustedes olvídense de la política, eran buenos para volar tiros, por eso, de las cuestiones políticas se van a encargar otros’. En ese momento dije: ¿y por qué este señor no se hizo cargo del fusil que cargué en la guerra? Eso hiere el alma.
Nosotros no fuimos a la guerra en nombre de determinado partido, no éramos liberales ni conservadores. Yo me fui a los 16 años a la guerra; hasta que regresé me di cuenta cómo eran las elecciones libres en este país.
Sin temor a equivocarme, quien ha acogido a la mayoría de los verdaderos combatientes es el Frente Sandinista y Daniel Ortega. Quien fue tu enemigo es el que más te aprecia y te de las oportunidades para salir adelante, no así tus aliados, que sólo te sacan a la hora del voto.
¿Cuántos tipos de campesinos se identifican hoy día?
Hay como cinco tipos de campesinos, y en la mayoría de los casos viven juntos, trabajan en las mismas fincas, arreglan sus problemas juntos, se divierten juntos…
¿Pero se montan en camiones distintos?
Sí, a la hora de las votaciones se montan en diferentes camiones. De esos cinco tipos de campesinos, dos tipos se montan en diferentes camiones y tres tipos en el mismo.
¿Quiénes son los que se montan el mismo camión?
La gente que cree en el PLC y los que creen en Eduardo Montealegre se montan en distintos camiones. Los otros tres tipos; Resistencia, desmovilizados del Ejército y los recompas y recontras, que arreglaron el problema de la propiedad juntos, se montan en el mismo camión.