Política

Los candidatos entre sí


Esteban Solís

EL NUEVO DIARIO intentó hablar con los cinco aspirantes, y solamente tres de ellos atendieron el llamado, José Rizo, del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), Edmundo Jarquín, del Movimiento Renovador Sandinista (MRS), y Edén Pastora, de Alternativa por el Cambio.
Sin embargo, hay que aclarar que el comandante Ortega está fuera del país y el licenciado Eduardo Montealegre dijo que no le interesaba hablar de los otros candidatos porque lo más importante es discutir sobre las cosas que le interesan al pueblo.
José Rizo habla de Daniel Ortega
Daniel Ortega sigue con el mismo discurso de los años 80. Ha pretendido y ha estado en una búsqueda permanente de que ha cambiado, y así lo vimos vestido como el cantante puertorriqueño Chayanne, después como un monje enigmático vestido de blanco, y de repente se aparece con camisas color chicha, pero su discurso es el mismo y la gente que lo rodea es la misma.
José Rizo de Eduardo Montealegre
Es un joven que se separa del partido donde inicia su carrera política y enarbola conceptos como que va a acabar con el pacto, pero el pacto se acaba únicamente teniendo fortaleza y votos en la Asamblea Nacional.
Se presenta y enarbola la bandera de que es liberal, sin embargo, se rodea de elementos que no son liberales, al contrario, su gran punto de apoyo es el gran capital conservador, y está vinculado a grandes empresarios y a personas con quienes tiene compromisos muy serios.

José Rizo de Edmundo Jarquín
Ha hecho un esfuerzo, sin embargo, los liderazgos no son contagiosos ni obedecen a endosos en blanco. Herty Lewites era una figura respetable, y yo manifesté más de alguna vez y le retribuí la expresión que el tuvo para conmigo de que era un caballero de la política, pero no son endosos ni cheques en blanco que se reciben.
Jarquín pasó muchos años fuera del país y muy poco lo conocen en el sector rural. Cuando se le conoció fue cuando era un alto funcionario del gobierno del FSLN.
José Rizo de Edén Pastora
Es persona con un estilo de vida y formas de expresarse muy particular, ha ensayado en diferentes ocasiones y en forma constante sus pretensiones de ser alcalde, presidente y otra vez presidente.
Hace su juego, pero no tiene, creo, posibilidades, porque aquí la gran batalla va a ser como la historia lo marca, una batalla bipolar entre el FSLN y el PLC y las fuerzas que aglutina, remarcó.
Edmundo Jarquín de Daniel Ortega
Es macho probado, es una persona cuya tenacidad es innegable, su perseverancia es obvia y ha tenido una gran capacidad para cambiar el discurso, aunque yo no sé, y eso lo dirán los votantes, si es creíble ese cambio de discurso.
Ortega es el mismo de los años 80. Transmite señales confusas al respecto. Habla de reconciliación, pero de repente adopta actitudes confrontativas, viene hablando de reconciliación en los últimos 15 años y después lo vemos cargando con un mortero disparando cohetazos, pero eso le corresponderá a los votantes determinarlo.
Edmundo Jarquín de Eduardo Montealegre
Tiene un temperamento menos controversial, su desempeño ministerial ha demostrado competencia profesional, pero no he percibido en él audacia política que es lo que se requiere en estas circunstancias en Nicaragua.
Da la impresión de que va a ser un poco más de continuidad de lo que han sido las políticas del gobierno últimamente.
Edmundo Jarquín de Edén Pastora
Es una persona pícara, locuaz y dicharachera, pero se le ve menos consistencia en cuanto a políticas y en cuanto a propuestas, a todos les concede el beneficio de la duda en cuanto a sus intenciones.
Edmundo Jarquín de José Rizo
Hablar de Rizo y sus posibilidades teniendo a Alemán detrás es como que tratés de cruzar el lago nadando y te pongas un chaleco de plomo.
Edén Pastora de Daniel Ortega
Ortega es un contendiente fuerte, pero ya sin héroes y mártires y sin los valores de los años 80. Ha dejado de ser un atractivo y ha experimentado algunos cambios porque se declara profundamente católico, y habla de la unidad de la familia, pero no están allí sus hermanos de lucha.
Edén Pastora de Edmundo Jarquín
La gente del campo no lo conoce, que es una persona que siente y piensa como europeo. Se ha aislado de la realidad nicaragüense y no la conoce como la conocía Lewites.
Edén Pastora de Eduardo Montealegre y José Rizo
Pueden ser candidatos de lujo para un partido neoliberal europeo o de cualquier otro país, pero en Nicaragua, donde hay conciencia de clase, no pegan a no ser que los antivalores que nos hacen daño digan lo contrario.