Política

Programas a cuenta gotas


William Briones

A pocas horas del “banderillazo” para iniciar la campaña electoral, el contenido de los programas de gobierno que ofertan los cinco aspirantes presidenciales que pretenden ganar la contienda el próximo cinco de noviembre, es poco conocido por los electores.
El pasado 28 de agosto, el Frente Sandinista, que postula a Daniel Ortega, despuntó dando a conocer las principales líneas de su plan de gobierno, aunque aún está en proceso de consulta con diferentes sectores sociales.
Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), que propone a Eduardo Montealegre, optó por dar a conocer su programa “a cuenta gotas”. Una vez a la semana exponen la propuesta a un tema, con las respectivas iniciativas de cómo solucionarlo, hasta la fecha ha expuesto tres.
El Movimiento Renovador Sandinista (MRS), con la candidatura de Edmundo Jarquín, circuló un documento con la propuesta elaborada por el fallecido Herty Lewites; en tanto el Partido Liberal Constitucionalista (PLC), que postula a José Rizo, lo expuso durante la llamada Gran Convención de ese partido, celebrada el 11 de julio pasado. Alternativa por el Cambio (AC), que lleva de candidato a Edén Pastora, se reservó el tema para el inicio de su campaña electoral, el próximo 22 de agosto.
El Frente Sandinista
El FSLN asegura que su programa está fundamentado en la unidad de los nicaragüenses, cero analfabetismo, desempleo y hambre, propone el candidato presidencial del Frente Sandinista (FSLN), Daniel Ortega, en el programa de gobierno de esa organización, que discuten diversos sectores del país.
Pretende que la macroeconomía no siga enriqueciendo a unos pocos y empobreciendo a las grandes mayorías. Ortega definió el programa como “cultural, ético, económico y social, más que político”. Pretende controlar la inflación y el gasto público, erradicar la corrupción, que prevalezca la justicia, el progreso, la salud, educación y el trabajo.
Garantiza que no volverá el Servicio Militar Patriótico (SMP), fortalecer la Constitución y la coordinación armoniosa en el Estado, promoción a la libertad religiosa, de expresión, información y organización, garantía de la propiedad privada y su ordenamiento definitivo, indemnizando cuando sea necesario.
Plantea el fin de las confiscaciones, expropiación e intervención de las propiedades, así como la ocupación de propiedades. No obstante, aseguró que brindará respuesta a las demandas de vivienda digna, lotes y tierras para miles de pobladores y campesinos pobres, a quienes prometió una solución “ordenada, en el marco de las leyes”.
Alianza Liberal Nicaragüense
ALN propone crear el Instituto de Fomento a la Producción (Infop). Plantea que mientras el 25% del producto nacional está basado en la producción agropecuaria, el 40% de los nicaragüenses vive en situación de pobreza en el campo.
Añade que los pequeños y medianos productores no tienen acceso al crédito, asistencia técnica, ni facilidad para comercializar sus productos, lo que será resuelto por el Infop, instancia que promete crear a través de una iniciativa de ley el mismo día que asuma el poder.
Otra iniciativa consiste en “sembrar petróleo”, impulsando la producción de etanol y biodiesel, sobre la base de caña de azúcar el primero y palma africana el segundo, para lo cual impulsarán la siembra de 70 mil manzanas de caña de azúcar y 30 mil de palma africana, para producir 343 millones de litros de etanol y 18 millones de diesel. Ambas iniciativas generarían 50 mil empleos.
Un tercer aspecto es para “sembrar oportunidades” para las mujeres, para lo cual prometió impulsar “programas de maquila y ensamblaje desde el hogar que permitan a las mujeres insertarse al mercado laboral, generando ingresos desde sus casas, para facilitar el cuido de sus hijos”, lo que según Montealegre, beneficiaría a 20 mil mujeres del país.
Además de asistencia financiera, apoyo a la comercialización y titulación en el campo. “Beneficiaremos a ocho mil mujeres anuales para siembra de frutas, hortalizas, leguminosas, cereales, tubérculos, en pequeñas parcelas, para mejorar sus ingresos. Este programa se financiaría con seis millones de dólares”, según el candidato de ALN.
Movimiento Renovador Sandinista
El programa del MRS desarrolla cuatro aspectos básicos: rescatar la democracia y poner freno a la corrupción; crear empleos y desarrollar una economía justa; y mejorar la vida de la gente; así como consolidar la paz y brindar seguridad a todos.
En el primer aspecto, de evidente corte político, expone el compromiso “de acabar con el pacto sucio”, prevenir y castigar la corrupción, democratizar el gobierno con la participación ciudadana y hacer realidad la autonomía de la Costa Caribe.
El MRS pretende crear empleos, desarrollando la producción y haciendo uso responsable de los recursos naturales, fomentar el turismo, explorar alternativas de energía que no dependan del petróleo, así como el impulso de un gobierno eficiente, responsable y austero.
Sobre seguridad ciudadana, contempla la situación de los emigrantes, violencia, situación del agua, la creación de un banco de fomento, derechos humanos, discapacitados, pandillas, universidades y megasalarios, entre otros.
Como una premonición, Herty suscribió el programa que concluye expresando: “Son grandes las metas y aspiraciones que nos hemos propuesto. Sabemos que en los próximos cinco años habrá imprevistos, dificultades y problemas”.
Partido Liberal Constitucionalista
El PLC, entre tanto, centra su planteamiento en cinco aspectos fundamentales: salud, educación, producción, infraestructura y viviendas de interés social, todo esto relacionado con la promoción y proyección al medio ambiente.
Destaca la necesidad de impulsar la producción mediante una banca de fomento, con énfasis en el pequeño productor agrícola y ganadero del campo, así como en los pequeños empresarios de la ciudad. Conciben la infraestructura desde la óptica económica y social, que va desde la instalación de cunetas hasta el megaproyecto del Canal Seco.
Las viviendas de interés social pretenden impulsarlas mediante una banca que construya 200 mil viviendas en los cinco años de gestión, con énfasis en programa techo-piso.
El PLC promete impulsar un liberalismo social, “en donde la dignificación del ser humano trascienda en los campos económico y social”.